LA SINFÓNICA EN NAVIDAD

Sábado 7 de Diciembre a las 5:00 pm – Teatro Teresa Carreño

 500 VOCES ENTONAN UN CANTO A LA PAZ

 Image

  • La Orquesta Sinfónica de Venezuela y el Movimiento Coral Venezolano se unen esta Navidad para la realización de un gran concierto participativo en el cual interpretarán las primeras tres cantatas del  Oratorio de Navidad del genial compositor alemán J.S. Bach.
  • La Maestra María Guinand será la encargada de dirigir este magistral concierto.
  • La Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, recibirá este monumental ensamble de voces e instrumentos en el marco de la celebración del Día Internacional del Canto Coral, el Sábado 7 de Diciembre a las 5:00 pm.
  • Las entradas para este concierto  se pueden adquirir en las taquillas del TTC y tienen un costo que va desde Bs. 40 hasta Bs. 150

 

La Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV), Patrimonio Artístico y Cultural de la Nación, y el Movimiento Coral Venezolano se unen esta Navidad para la realización de un gran concierto participativo en el cual interpretarán las primeras tres cantatas del  Oratorio de Navidad del genial compositor alemán J.S. Bach.

Esta obra fue escrita por Bach para ser interpretada en las celebraciones religiosas de las fiestas de la Navidad. La obra incluye orquesta, coro mixto, y cuatro solistas. El tenor que desarrolla el rol del evangelista va contando la historia de la Natividad, mientras que el coro y los otros solistas interpretan a los personajes de la historia y presentan las reflexiones debidas sobre la palabra de Dios.

Este concierto es el resultado de la suma de los esfuerzos de la Fundación Schola Cantorum de Venezuela, la Orquesta Sinfónica de Venezuela y el Teatro Teresa Carreño, quienes cuentan con el  patrocinio de Telefónica  Movistar, Banesco y la Embajada de la República Federal de la Alemania.

La primera Cantata escrita para el día de Navidad, nos cuenta el nacimiento de Jesús y la alegría y la esperanza que Él encarna. La segunda Cantata narra el momento en que los ángeles anuncian a los pastores que ha nacido el Salvador, el Mesías  que habían estado esperando fue escrita para el día 26 de Diciembre y la tercerea cantata escrita para el 27 de Diciembre está centrada en la Adoración de los Pastores, los pobres de la tierra que son los primeros en acercarse al Niño recién nacido.

La experiencia musical que viviremos en este concierto es inédita en nuestro país, pues se trata de un concepto participativo, en el cual un coro central nos anuncia, desde el escenario junto a la orquesta y los solistas, la buena  nueva del nacimiento de Cristo, mientras un gran coro conformado por más de 400 voces desde la sala, actuarán como la Asamblea que canta los corales de reflexión y de alabanza al Niño Dios.

Image

Foto Archivo Orquesta Sinfónica de Venezuela – Schola Cantorum de Venezuela

Este montaje será también la celebración principal en Caracas del Día Internacional del Canto Coral, y participarán en él , los cantores de Schola Cantorum de Venezuela, Schola Juvenil de Venezuela, Schola Juvenil de Chacao, Pequeños Cantores de la Schola, Aequalis Aurea, Ave Fenix, Coral Colegio Humboldt, Voces Blancas Mater Salvatoris, Coral Fundación Empresas Polar, Coral Infantil-Juvenil Fundación Empresas Polar, Coral Mercantil, Coral Psicomiranda, Coral Total Oil and Gas de Venezuela, Coro Infantil y Juvenil de la UCV, Orfeón Universidad Metropolitana, Orfeón Universitario Simón Bolívar, Polifónico Rafael Suarez y Sine Nomine.

Los solistas serán la soprano venezolana Ximena Borges, la alto alemana Anja Schlosser, el tenor norteamericano Dann Coakwell y el bajo venezolano Edwing Tenías. Todo esta gran tropa de artistas estarán bajo la dirección de la maestra María Guinand, directora de la Schola Cantorum de Venezuela y artífice de esta idea de participación colectiva.

Este gran concierto se realizará en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, el sábado 7 de Diciembre a las 5:00 pm. Las entradas para este concierto  se pueden adquirir en las taquillas del TTC y tienen un costo que va desde Bs. 40 hasta Bs. 150

ORQUESTA SINFÓNICA DE VENEZUELA, ALMA DE NUESTRA HISTORIA MUSICAL.

HAZTE FAN: SEMANA A SEMANA

Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV): Patrimonio Artístico y Cultural de la Nación, con el apoyo del Ministerio del Poder Popular para la Educación. Creada en 1930 como la primera orquesta sinfónica de nuestro país, por el Maestro Vicente Emilio Sojo, es también la primera orquesta fundada en América Latina. Conocida como La Sinfónica, se considera la cuna del movimiento sinfónico que posicionó a nuestro país como potencial musical de referencia mundial.

Facebook: Orquesta Sinfónica de Venezuela. Twitter: @SinfonicadeVzlaYoutubeSinfonicadeVenezuelaPágina Web:www.osv.org.veTeléfonos: (58212) 578.12.66 / (58212) 578.28.45.  Fax: (58212) 578.07.74

Rumbo al Grammy Latino

 ORQUESTA SINFÓNICA DE VENEZUELA 83 AÑOS MARCANDO LA PAUTA DEL MOVIMIENTO SINFÓNICO EN LATINOAMÉRICA

  • La Orquesta Sinfónica de Venezuela – Patrimonio Artístico y Cultural de Venezuela, por primera vez recibe una nominación al Latin Grammy
  • Es la primera orquesta sinfónica creada en América Latina y la primera creada en Venezuela. También es ¡la primera que ha estado en actividad ininterrumpida por 83 años!
  • Síganos por @SinfonicadeVzla en Twitter y Orquesta Sinfónica de Venezuela en Facebook y comparta impresiones con nosotros sobre este importante evento del 21 de noviembre
  • Orquesta Sinfónica de Venezuela, cuna del movimiento orquestal sinfónico del continente. ¡Orgullo venezolano, talento y compromiso!

Foto Grupo OSV 02

La Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV)Patrimonio Artístico y Cultural de la Nación, recibió una nominación para la entrega 14a del Latin Grammy. Es la primera vez que una orquesta venezolana es distinguida de esta manera, reconociéndose su dilatada y fructífera trayectoria de 83 años y su relevancia en el movimiento orquestal sinfónico de nuestro continente.

La OSV fue fundada en 1930 por el Maestro Vicente Emilio Sojo. Realiza su primer ensayo el 15 de Enero de 1930, y el 24 de Junio de ese mismo año la orquesta, integra por 40 profesores para ese momento, realizó  su primera presentación pública.

Con 83 años de constante labor, la Orquesta Sinfónica de Venezuela, ha recibido la visita de notables figuras del mundo de la música, entre ellos los reconocidos directores Thomas Mayer, Antal Dorati, SergeuCelibidache, Otto Klemperer, Eugene Ormandy, Wilhem Furtwängler, Igor Stravinsky, Aaron Copland, Jasha Horenstein, Morton Gould, Akira Endo, Héctor Villa-Lobos, Carlos Chávez, Pierre Boulez, Charles Dutoit, Krzysztof Penderecki, Carlos Piantini, Simón Blech, Maximiliano Valdés, Eduardo Mata, David Machado, Gustavo Dudamel, Giancarlo Guerrero, entre muchísimos otros. De igual forma, grandes solistas internacionales han actuado con la OSV a lo largo de su historia: Yehudi Menuhin, Nicanor Zabaleta, Regino Saint de la Maza, Gyorgy Sandor, Wilhelm Kemp,  Henryk Szeryng,  Mstislav Rostropovich, Jascha Heifetz,  Artur Rubinstein, Claudio Arrau, Paul Badura-Skoda, Martha Argerich, Yo-Yo Ma, Pablo Casals, Salvarote Accardo, Ruggiero Ricci, Narciso Yepez, Itzhak Perlman, Jean Pierre Rampal, Maurice André, Pierre Perlot, María Joao Pirés, Barbara Hendricks, por nombrar algunos.

Sus directores titulares han sido los maestros Vicente Emilio Sojo, Vicente Martucci, Ángel Sauce, Antonio Estévez, Gonzalo Castellanos, Georg Schmoehe y Eduardo Marturet. Desde enero de 2011, el Maestro Theodore Kuchar, es contratado por la OSV como Director Artístico de la institución.

En el año 1951 la orquesta viaja por primera vez fuera de Venezuela, realizando presentaciones en Lima, Perú y Colombia. En 1953 se presenta en La Habana, Cuba, en el marco de los actos de celebración del centenario del nacimiento de José Martí. En 1964 interviene en el “Festival Casals” en San Juan de Puerto Rico. En 1976 viaja a Costa Rica y Panamá, presentándose al año siguiente en  Nicaragua. Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia son visitados por la orquesta en 1980. En 1981 se le otorga el título de “Patrimonio Artístico de la Nación”, y visita Holanda, Alemania, España, Suiza, Austria y Francia. En el año 1998 realiza otra importante visita, en esa ocasión a Portugal, donde se presenta exitosamente en la Expo-Lisboa 1998. En el año 2005, en el marco de su Aniversario 75º, realiza una exitosa gira por varias ciudades de Italia en homenaje al Bicentenario del Juramento del Libertador Simón Bolívar en el Monte Sacro, ciudad de Roma. En el año 2007, la orquesta regresa a Italia e igualmente se dirige a la Federación Rusa, presentándose en las ciudades de Izhevsk, Votkinsk (“Festival Tchaikovsky”), Moscú y San Petersburgo, obteniendo un éxito sin precedentes al llevar nuestra música venezolana a esas latitudes. En el 2008, vuelve a hacer lo propio, ofreciendo una serie de conciertos tanto en Atenas como en Patras – Grecia, y en febrero del 2009 viaja por segunda vez a Cuba en una exitosa gira que incluye cuatro importantes ciudades de la isla.

Pionera en todos sus emprendimientos

Desde sus inicios la Orquesta Sinfónica de Venezuela ha cubierto con creces las expectativas para las cuales fue creada, incursionando en todos los géneros posibles de la manifestación orquestal: ópera, ballet, musicales, música de cámara, series de conciertos, grabaciones de soundtracks, variados espectáculos sinfónicos, entre los cuales destacan conciertos didáctico-infantiles, navideños, de música folclórica y popular, rock sinfónico y tangos, entre otros. En cuanto a su labor didáctica, cabe destacar, además, que el plantel de profesores de la Orquesta Sinfónica de Venezuela ha sido el que inicialmente formó y sigue formando gran parte de los profesionales que hoy integran el movimiento musical venezolano. También la OSV participa activamente en programas de corte social y educativo en todo el país, sembrando pasión por la música, como parte de un activo compromiso con la población venezolana.

También ha realizado de forma independiente otras producciones de diversa índole, destinado a los más variados gustos musicales (música de navidad, música popular sinfónico-coral, música infantil, histórica, etc.)

La Orquesta Sinfónica de Venezuela se ha caracterizado por ser una institución muy versátil en cuanto al quehacer musical. Prueba de ello son los muy variados espectáculos con connotados artistas de diversos géneros musicales y escénicos: David Palmer, Juan Gabriel, Toña Granados, Susana Rinaldi, Le Cirque de la Symphonie, Frank Fernandez, Gilberto Santarrosa, Oscar D´León, entre otros.

De igual manera, la actividad musical de la OSV también ha sido plasmada en sus producciones discográficas, para importantes sellos disqueros tanto en Venezuela como en el exterior, entre ellos NAXOS y Brilliant Classics, así como innumerables producciones independientes, con obras de muy diversos compositores como G. Castellanos, J. C. Núñez, Beethoven, Bruckner, Saint-Saëns, Prokofiev, Ginastera, Moncayo,  Márquez, y otros.

 ORQUESTA SINFÓNICA DE VENEZUELA, ALMA DE NUESTRA HISTORIA MUSICAL

CUNA DEL MOVIMIENTO SINFÓNICO LATINOAMERICANO

HAZTE FAN: SEMANA A SEMANA

Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV): Patrimonio Artístico y Cultural de la Nación, con el apoyo del Ministerio del Poder Popular para la Educación. Creada en 1930 como la primera orquesta sinfónica de nuestro país, por el Maestro Vicente Emilio Sojo, es también la primera orquesta fundada en América Latina. Conocida como La Sinfónica, se considera la cuna del movimiento sinfónico que posicionó a nuestro país como potencial musical de referencia mundial. Facebook: Orquesta Sinfónica de Venezuela. Twitter: @SinfonicadeVzlaYoutubeSinfonicadeVenezuelaPágina Web: www.osv.org.veTeléfonos: (58212) 578.12.66 / (58212) 578.28.45.  Fax: (58212) 578.07.74

Del 19 al 21 de noviembre

LA ORQUESTA SINFÓNICA DE VENEZUELA CONTINÚA CUMPLIENDO CON SU AGENDA SOCIO-EDUCATIVA DE VISITAS EN LAS ESCUELAS DEL PAÍS

  • LA ORQUESTA SINFÓNICA DE VENEZUELA, PIONERA EN EL MOVIMIENTO ORQUESTAL VENEZOLANO Y RECIENTEMENTE NOMINADA AL GRAMMY LATINO, CONTINÚA CUMPLIENDO CON SU AGENDA SOCIO-EDUCATIVA LLEVANDO MÚSICA Y ALEGRÍA A MILES DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES DE ESCUELAS PÚBLICAS DE TODO EL PAÍS.
  • EN ESTA OPORTUNIDAD LAS VISITAS SE LLEVARÁN A CABO DEL 19 AL 21 DE NOVIEMBRE EN  ESCUELAS DEL DISTRITO CAPITAL Y EL ESTADO MIRANDA.
  • “LA OSV EN MI ESCUELA” CUENTA CON EL  AUSPICIO DEL MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN, Y CON EL APOYO DE LA POLICÍA NACIONAL BOLIVARIANA.
U E N Jesús María Sifontes. Estado Miranda

ARCHIVO OSV

La Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV), Patrimonio Artístico y Cultural de la nación, recientemente nominada al Grammy Latino, continúa cumpliendo con su agenda de visitas en las escuelas del país dentro de su programa socio-educativa “La OSV en mi Escuela”,

La OSV está en contacto permanente con la comunidad, visitando los barrios del país, llevando este programa que beneficia a más de 255.000 niños, niñas y adolescentes, en más de 310 escuelas públicas, acercándolos a nuevos escenarios de convivencia armónica, respeto, solidaridad y cooperación, desarrollando una nueva escala de valores a  través de la música.

En esta oportunidad, el recorrido se llevará a cabo del 19 al 21 de noviembre en cuatro escuelas, dos de ellas de Diversidad Funcional, donde estudiantes, profesores, representantes y empleados disfrutarán de un día único, en el cual podrán deleitarse de un momento maravilloso en compañía de los músicos de la Sinfónica de Venezuela, quienes se acercarán en pequeños grupos de cámara para llevarles una actividad cuidadosamente estructurada, en la cual la música y el aprendizaje van de la mano.

 Las visitas comienzan el martes 19 de noviembre en la Escuela Bolivariana de Diversidad Funcional Intelectual Caricuao, el miércoles 20 en la E.N.B. Araguaney y la E.B.N.B. Pedro Felipe Ledezma, y finalizan el jueves 21 en la Escuela Bolivariana de Diversidad Funcional Los Teques. Aquí, se beneficiarán más de 1.700 niños, niñas y adolescentes  quienes conocerán las diferentes familias de instrumentos con las cuales está conformada una orquesta sinfónica, además de participar en los conciertos didácticos que incluyen piezas del repertorio universal, música tradicional venezolana, y temas infantiles latinoamericanos y venezolanos.

Cabe destacar que en cada visita, los estudiantes y docentes tienen contacto directo con los instrumentos, muchos por primera vez, y los músicos les exponen cómo está conformada la orquesta. Asimismo, dictan pequeñas nociones de música y recrean una pequeña sesión de “dirección orquestal” con alumnos de cada institución educativa.

 Una vez más, la Orquesta Sinfónica de Venezuela, se compromete con la inclusión de los grupos sociales menos favorecidos. Con “La OSV en Mi Escuela” se logra el objetivo de ayudar a los futuros ciudadanos venezolanos a través de un proceso de innovación en la Educación Especial con la herramienta más eficaz: La Música, logrando una transformación desde una visión humanista y social.

“La OSV en mi Escuela”, cuenta con el auspicio del Ministerio del Poder Popular para la Educación, así como también la colaboración de funcionarios de la  Policía Nacional Bolivariana, quienes custodian a los músicos y a todo el personal que participa en esta actividad.

Escuela Guaicamacuto. Estado Vargas

Archivo OSV

 LA OSV EN MI ESCUELA – EMOCIÓN POR LA VIDA A TRAVÉS DE LA MÚSICA 

ENTREVISTA DE PERSONALIDAD

Alfonso López Chollet: celebrando 18 años de vida profesional

EL ARCO Y LA BATUTA SE COMBINAN CON MAGISTRALIDAD

El caraqueño Alfonso López Chollet es un músico integral, que representa con dignidad y orgullo a su generación. Violinista, Solista, Concertino, Compositor, Director de Orquesta y Profesor, son múltiples las facetas donde sobresale gracias a una pasión absoluta, entrega total y el estudio constante. No olvida sus raíces y ejerce el día a día con la alegría de saber que vive de su gran amor por y para la música. Agradecemos a Venezuela Sinfónica por compartir esta entrevista con la OSV. Este domingo 17 de noviembre a las 10 a.m. podrán disfrutar de una entrevista con el concertino de nuestra orquesta en la señal de Play 95.5 FM y http://www.playfm.com.ve en el Programa Cultural Preludio, con el profesor, periodista y locutor, Germán Alirio Luna.

 

Evelyn Navas Abdulkadir, Prensa OSV. Alfonso López Chollet es músico desde niño. Descubrió la música a edad muy temprana en su preescolar. Sus padres vieron que su interés era genuino. El de su hermano también. No viene de una familia de músicos, pero en casa se apreciaba la música clásica. Aunque sus padres provienen del interior -su papá es de Cumanacoa y su mamá es de Tucupita- y no tenían mayor acceso a la cultura, llegaron a recibir clases de piano. De adolescentes se vinieron a Caracas buscando un mejor futuro, con esa semilla sembrada en sus corazones que daría fruto en sus dos hijos.

La influencia de ambos padres fue determinante. Los domingos eran de concierto y Alfonso López recuerda claramente los de la Orquesta Sinfónica de Venezuela a las 11 a.m. en el Aula Magna de Venezuela. Eran los años 70. Fue una influencia positiva y aunque como él mismo confiesa: “al principio mi hermano y yo no le prestábamos mucha atención, pero sí, después nos fue conquistando. Mis padres nunca sospecharon que ambos seríamos músicos profesionales. Mi papá se dedicaba a la electrónica y mi mamá a la publicidad. Amaban la música y sobre todo la clásica, y por supuesto, nos respetaban nuestra música infantil, las canciones de Cri-Cri cuyos arreglos eran sinfónicos”.

 Image

La pasión por la música a través del canto

Alfonso López ingresó al Colegio Emil Friedman (Los Campitos) en 1979 donde culminaría sus estudios de bachillerato y se iniciaría en la música con determinación de la mano del propio maestro Emil Friedman. Aunque el canto sería su primer amor, lo descubrió en su jardín de infancia (Kinderlandia, El Marqués). Desde pequeño le gustó participar en el coro, inclusive en su colegio Tío Tito (Alto Prado) llegó a cantar salón por salón el Himno Al Árbol: “Era el único que conocía la letra y la melodía. Ya estando en el Friedman entré al coro y viajé con ellos en gira a España”.

Y aunque fuera muy bueno con el canto, el destino le depararía otra cosa: las cuerdas de un violín.  Su papá fue quien más le influenció cuando supo que el maestro Friedman tenía una opinión muy especial sobre las manos de su hijo: “tienes manos de ladrón, vas a ser violinista” sentenció  a tono jocoso el propio maestro (en referencia al gran tamaño de las manos) y acto seguido le cedió en calidad de préstamo uno de sus violines de su colección personal: “era un violín alemán. El maestro Friedman tenía esa forma de complacernos como alumnos favoritos. Así nos motivaba”, rememora.

Desde entonces Alfonso López cambió los juegos de mesa, el deporte -su tan querido béisbol donde también sobresalía, ya que estaba en Los Criollitos de Venezuela- y todo aquello que un niño de su edad gusta hacer, por el estudio sistemático y aplicado de la música clásica. El instrumento pasó a ser una extensión de sí mismo. Actualmente toca con un violín moderno de 1999 que proviene de Ann Arbor, Michigan, Estados Unidos. Guarda con aprecio varios violines en su casa, uno de los cuales se lo regalaron durante una gira de conciertos como solista en Estados Unidos.

El aprecio por el instrumento es tal, que el músico guarda una relación muy especial con él. Y desde el principio, el maestro López aprendió a valorar eso: “Cuando saco el violín de su estuche es un ritual en sí mismo. Se traduce en un placer espiritual. Siempre recuerdo una anécdota de Jascha Heifetz en la que un alumno -que venía a tomar una clase magistral con él- abrió su caja y dejó todo desordenado adentro. Cuando el maestro Heifetz vio aquello no dejó que el joven violinista tocara una sola nota porque ya sabía cómo iba a tocar, a juzgar por la forma en que dejó todo en el estuche. Se trata de una actitud, si tienes orden en tu cabeza y en tu forma de ser, así se traduce a la música”. Un buen consejo viniendo de un profesor abnegado, que disfruta del triunfo de sus alumnos.

La dedicación le rindió frutos a corta edad. A los 14 años ganó el primer premio del Concurso de Violín Juan Bautista Plaza y desde allí supo que quería ser músico toda su vida.

Apóstol de la música

Alfonso López Chollet aprovechó con creces las enseñanzas del maestro Emil Friedman. Atesora recuerdos y el entusiasmo que el propio Friedman le imprimía a su actividad escolar. “Del maestro siempre me impresionó su pasión y disfrute por mostrar cómo estudiar y cómo hacer las cosas mejor. En su filosofía de ejecutante tenía tres fijaciones como son: proyección, fraseo (final de frase) y entonación y son éstas las que considero también en mi labor docente porque resultan esenciales, son normas principales”.

El maestro Friedman le descubrió cuando tenía escasos 8 años, recién ingresando al colegio. Dos años más tarde llama a sus padres a la dirección del colegio y con gran determinación les informa que Alfonso iba a ser un gran violinista. Tenía razón. “Fue un momento significativo para la familia porque con el tiempo el colegio incluso me becó”.

La retribución ha sido larga y constante. Hay una relación profunda con el Colegio Emil Friedman, ya que Alfonso López es profesor de violín de la Academia de Música de la institución y participa en muchas actividades de índole educativa como los campamentos Música y Naturaleza, junto al maestro Jaime Martínez: “Se trata de convivencias en ambiente natural a través de la música. Yo nunca he estado en un retiro espiritual, pero me imagino que debe ser bastante parecido. Los muchachos tienen la oportunidad de convivir con alguien que tiene a la música como su apostolado y de eso aprenden también. Hemos estado en el Páramo El Tambor en Mérida y en Bajo Seco, la Colonia Tovar”.

Hoy se considera un profesor afortunado, quizás porque los tiempos nos marcan con una gran avidez de información y múltiples fuentes para conseguirla, basta ver el fenómeno que Internet representa también para los músicos y cómo la juventud venezolana logra destacar a nivel musical: “Mi mayor satisfacción está en ver que de forma más o menos estacional viene un estudiante que logra presentar un buen concierto de Tchaikovsky antes de graduarse de Bachiller, cosa que yo sólo hice estando en la Universidad”.

La educación integral tiene una gran valoración para el maestro López Chollet: “Es una filosofía del Colegio Emil Friedman: la música para el espíritu, las matemáticas para el intelecto y el deporte para el cuerpo. Lo importante es el equilibrio entre estos aspectos de la educación. Sería importante que el sistema escolar en general promoviese esta integración de estos tres factores para lograr ciudadanos completos”.

En los últimos años de sus estudios de bachillerato participó en un campamento en Interlochen, Michigan, Estados Unidos, y al graduarse cumplió un año de internado allí para obtener el título de secundaria, lo que le permitió ingresar al sistema universitario norteamericano, siendo seleccionado por dos instituciones a la vez, el Instituto de Música de Cleveland y la Universidad de Michigan, al final se decidió por esta alma mater porque fue becado por la Gran Mariscal de Ayacucho, y al obtener la licenciatura con Summa Cum Laude, obtuvo una beca completa. En la Universidad de Michigan estudió violín, composición y dirección orquestal, obteniendo licenciatura y maestría en 1994 y 1995 respectivamente.

Durante las vacaciones se regresaba a Venezuela y en los veranos de 1990  y 1991 llegó a tocar con la Orquesta Sinfónica de Venezuela bajo la batuta del maestro Eduardo Marturet. En la Universidad de Michigan estudió con Paul Kantor -hoy día uno de los maestros de violín más solicitados de los Estados Unidos, quien representó una gran influencia para Alfonso López. “Tengo gratos recuerdos de la Universidad de Michigan. Sigue ofreciendo  todavía los mejores conciertos en su Hill Auditorium. Disfruté en vivo de la Gewandhaus de Leipzig, Chicago Symphony, Cleveland Orchestra, Israel Philharmonic, Virtuosi de Moscú (Vladimir Spivakov), Ann Sophie Mutter, Midori e Isaac Stern, entre muchos otros. Vi lo mejor de lo mejor en música clásica. También estuve en Austria en el Festival de Salzburgo y estudiando en el Mozarteum. En Inglaterra asistí para estudiar con el maestro George Hurst quien enseñó a Sir Simon Rattle y también fue maestro de Rodolfo Saglimbeni”, argumenta.

El puente dorado: un concertino de oro

Entre todos sus logros, Alfonso López Chollet destaca también por ser concertino en todas las orquestas en las que estuvo desde muy joven. En 1992 logró sobresalir entre 200 violinistas que concursaron por el cargo de concertino en la Aspen Concert Orchestra, en Aspen, Colorado, Estados Unidos. Cargo que mantuvo por tres años consecutivos. Primera vez que un venezolano lograba tal privilegio: “Fue un momento dulce, que implicaba una grandísima responsabilidad. Pasé horas de encierro estudiando a fondo las partes de orquesta. La visión que tenía sobre el estudio de la literatura orquestal cambió desde entonces para mí. No es más importante tocar un concierto de violín a un alto nivel que tocar una sinfonía de igual forma”, nos refiere.

En Venezuela logró destacar cuando regresó como profesional. Con todos esos conocimientos, su gran experiencia y su juventud a cuesta, ingresó por audición en las filas de la Orquesta Sinfónica de Venezuela, la OSV y a los 30 años gana también por audición el título de Concertino de la primera orquesta fundada en Venezuela y en América Latina. Los medios de comunicación reflejaron la noticia, advirtiendo que venía a inyectarle una dosis de energía a la orquesta más antigua de nuestro país (El Nacional y El Universal).

Han pasado los años y Alfonso López revela que la emoción sigue siendo la del primer día. Imagínense, pertenecer a la orquesta que lo deleitó de niño y de la que forma parte con gran orgullo. “La responsabilidad y el honor que tengo hoy en día no es menor. Todo lo contrario, la conciencia y la comprensión del rol del concertino es mayor por la experiencia que he logrado conseguir”, apunta y aunque siempre ocupó el cargo de concertino a nivel escolar y universitario, fue en la OSV donde hizo su gran escuela: “Siempre he dicho que la experiencia no se compra en la farmacia. Aún después de 18 años de actividades en la orquesta, permanezco con la misma voluntad de aprender y asimilar el conocimiento de los maestros como cuando ingresé el primer día”.

El secreto de seguir con la misma energía en el cargo es la preparación, el continuo estudio y el mantenimiento de la técnica que nunca paran. Y es que el papel del concertino es muy importante en toda orquesta, sirve de enlace entre el director y los músicos. Alfonso López explica: “Para mí el concertino debe tener el mismo sentido de globalidad y comprensión de la obra que tiene el director. Si bien no es necesario compartir esa visión, al menos debe entender bien que es lo que se quiere y así servir de puente con la orquesta para llevarla a cabo. Con frecuencia, aparece uno que otro director que no logra hacer funcionar las cosas en la orquesta y ahí viene el concertino e ‘interviene’ para que la música sufra lo menos posible”.

Además de concertino, Alfonso López Chollet sigue siendo violinista solista y director de orquesta. Estudia y ejecuta su repertorio de ensueño, ya que le encantan las obras de origen español: Sarasate, Falla, Albeniz, Granados, Halffter, Piazzolla y Wieniawsky. “Este repertorio me ha dado resultados con el público en el sentido de ser invitado a regresar para presentar más de esos compositores”.

Gusta además de los conciertos de cámara porque se mantiene contacto directo con el público: “me dejan ese sabor especial. Así que los dúos, tríos y cuartetos me han dado grandes satisfacciones”. Claro está es muy activo con ellos. Su asociación con la pianista Michelle Tabor, del dúo López Tabor con más de 125 presentaciones en gira por los Estados Unidos y Venezuela. El Cuarteto Friedman, donde aprendió mucho de Haydn y Beethoven y donde compartió escenario con Monique Duphil, Arnaldo Pizzolante, Elizabeth Guerrero, Igor Lavrov, Glenn Egner y Mark Friedman: “En fin, las satisfacciones con ese grupo han sido infinitas. Hoy en día no tenemos un segundo violín, pero eso no nos ha detenido ya que hemos tocado obras con piano y trío de cuerdas. También estoy trabajando en el Trío Académico Emil Friedman junto a mi hermano el cellista Mauricio López Chollet y Elizabeth Guerrero. Eso va marchando muy bien”.

Adicionalmente, es director de la Orquesta Típica del Colegio Emil Friedman, donde ha logrado imponer en el repertorio los ritmos afrocaribeños que tanto le deleitan. Perteneció a Virtuosi de Caracas y ha dirigido a La Camerata Criolla, Orquesta Sinfónica de Venezuela, Filarmonía Emil Friedman, Arcos y Voces Juveniles de Caracas y la University of Michigan Philarmonia Orchestra, la lista es larga. Ha realizado giras de conciertos en EEUU, Italia, España, Puerto Rico, República Dominicana, Trinidad y Tobago, entre otros. Sus principales maestros han sido Emil Friedman, Julia Bushkova y Paul Kantor en el violín, Michael Daugherty en la composición y Donald Schleicher en la dirección orquestal.

Arco y batuta, con ritmo y expresión

Alfonso López incluyó el estudio de dirección orquestal porque sabía la importancia de hacer llegar un mensaje a través de la música: “Se trata de hacer ver la visión de la ‘vida misma’ a los músicos de una orquesta, y por supuesto, al público”, comenta.

Suele usar la batuta como su arco. “Para mí es un instrumento que funciona de manera muy similar. Pienso en el movimiento de la batuta como arco abajo, arco arriba. Con frecuencia la mano izquierda la uso como la expresiva y así a veces muestro el vibrato con ella. Dirigir una orquesta se parece mucho a tocar el violín frente a ella”.

Considera la Serenata para Cuerdas de Tchaikovsky una de las obras favoritas para dirigir. Recientemente dirigió a la OSV con la Obertura Coriolano Op. 62 y la Sinfonía N° 1 de Beethoven: “Beethoven es para mí un repertorio obligado y necesario tanto para la orquesta como para el director”.

Ha dirigido a muchas orquestas juveniles venezolanas y sobre ellas cuenta que representa un reto: “El problema para el director está en ‘separar’ bien las mañas que usa con los jóvenes y NO usarlas con los profesionales. Con frecuencia los jóvenes directores (los que habitúan trabajar con orquestas juveniles) no saben que el profesional no necesita tanta información o tanta repetición”.

La composición: explorar desde los gustos por El Caribe

Otro aspecto de Alfonso López es su éxito como compositor. Suele inspirarse en los ritmos musicales de El Caribe: “Montuno y tumbao son dos aspectos de la música que me han permitido hacer muchos experimentos en la composición. Mi obra Serenata para Cuerdas es quizá la más tocada. Ya ha sonado en Boston, Reno, La Habana, Santiago de Cuba, Novosibirsk, Minsk, Caracas, Tegucigalpa y Corpus Christi, por mencionar. También he tocado mucho mi Caribe Piraña para Violín y Piano. En el año 2000 la OSV hizo la versión sinfónica de ésta que dirigió el maestro Juan Carlos Núñez. La Orquesta Típica Emil Friedman que dirijo, también estrenó mi Caribe soy y la Orquesta Típica Nacional también tocó mi Joyopo. Otra obra de cámara a la que le tengo afecto es mi cuarteto al que llamé Joropo y Estribillo con Triqui-Traqui”.

Para el maestro López, el proceso creativo en todas las artes es importante: “De eso depende el desarrollo mismo de la música, la escultura, las artes visuales, por decir y por eso es necesario apoyarlo”. A pesar de los esfuerzos de los últimos años para motivar a los compositores nacionales, reconoce que “ni el director ni el compositor deben de dejar de tocar un instrumento. Yo creo que estar en contacto cercano con la música y su ejecución es esencial”.

El 17 de diciembre de 2007 fue estrenada con gran éxito su obra Serenata para Cuerdas en la Federación Rusa por la Orquesta de Cámara de Novosibirsk, y luego en Minsk por la Orquesta de Cámara del Estado Bielorruso. Alfonso López asistió a esta última presentación en calidad de invitado de honor. Ambas interpretaciones fueron dirigidas por el famoso director y maestro ruso Evgeny Bushkov. El estreno de esta obra en nuestro país  tuvo lugar en mayo de 2008 en el marco de la celebración del centenario del nacimiento del maestro Emil Friedman con el compositor al frente de la Orquesta Sinfónica de Venezuela. “Ser invitado de honor en un país extranjero para escuchar a músicos de otras latitudes tocar tu música es indescriptible. Es sentir a tu creación tomar vida en manos de personas que no hablan tu lengua natal y sin embargo hablan el lenguaje de tu música”, agregó al respecto.

Compartir la música a todo nivel

Alfonso López actualmente trabaja en el estudio de las Estaciones para Trío de Piazzolla (arreglos de José Bragato) y las Estaciones con orquesta de cuerdas de Piazzolla (arreglos de Desyatnikov). En septiembre de 2013 estrena nuevo repertorio para el dúo López Tabor.

También se ocupa de conocer y utilizar las nuevas tecnologías con aplicaciones para la música. Simplemente disfrute de sus vídeos posteados en YouTube y en otras redes sociales. En Twitter está en @alfonsolopezch. “Son herramientas muy útiles para promocionarte, pero también hay mucha más competencia. Yo he logrado establecer relaciones profesionales y conocer a personas en otros países gracias a los vídeos que he colgado en la web. Ahora bien, la aplicación Finale ha revolucionado mi vida como compositor y arreglista”.

Lo importante es sentir pasión por la música: “Y es esa pasión que transmiten los grandes artistas del momento su mejor tarjeta de presentación, por eso Lang Lang y Dudamel han tenido tan buenos resultados. El mercadeo también ha sido importante en sus carreras, pero el sello que ellos han impreso en la manera de hacer las cosas les ha traído muchos dividendos. La música clásica no se renueva si el músico no se renueva. La invención y la creación, en sí, son aspectos que hacen que una institución pase al próximo nivel. La mejor orquesta es aquella que tiene versatilidad y en la que sus músicos son capaces de salir del atril y hacer música de cámara, tocar de solista, dar clases y hacer seminarios, entre otras muchas cosas”.

Entre sus planes está grabar un disco con sus mejores interpretaciones, algo que tiene planteado a corto plazo. Y componer una sinfonía: “sería un sueño cumplido el día que la tenga y la ejecute como director también”.

El maestro López Chollet tiene una familia, sus hijas aunque sienten afinidad hacia Beethoven, Tchaikovsky y la música clásica en general, no le siguen los pasos aún: “prefieren el ballet, son enérgicas y tienen carácter, ya veremos” refiere sobre ellas con paciencia y convencido que serán apoyadas en lo quieran destacar.

Con tantas actividades y multiplicidad de roles, uno se pregunta por su tiempo libre: “Se lo dedico a mi esposa e hijas y a la familia. Me gusta mucho viajar con ellos. Dejé el boliche, el tenis, las excursiones, la natación y el ciclismo, hasta el yoga que me servía para agarrar mínimo, pero con dos niñas pequeñas, ni modo, hoy me relajo en compañía de un escocés”. 

Entrevista de personalidad

Minientrada

Celebrando 30 años de vida artística

ELENA GIL: UNA VIDA DEDICADA AL CANTO

Elena Gil está orgullosa de su origen. Pertenece a la etnia pemón, nacida en la Gran Sabana, y criada en La Guaira, Estado Vargas, por lo que dice que pertenece a dos aguas. Su voz portentosa hace eco del mar del Litoral Central y de los ríos del Edo. Bolívar. El cancionero latinoamericano forma parte de un rico y variado repertorio con el que sube a los escenarios de Venezuela, América Latina y el mundo, más nunca olvida su origen y por eso no pierde oportunidad de cantar en pemón. La Orquesta Sinfónica de Venezuela compartió con ella escenario en Fitven 2013,  junto a Oscar D’León y aprovechamos para entrevistarla sobre su vida y su trayectoria.

Image

Evelyn Navas Abdulkadir, Prensa OSV.

Elena Gil llegó a La Guaira siendo muy pequeña en brazos de su mamá, que dejó la Gran Sabana buscando mejorar su salud y aquí encontró razones para echar raíces y crecer junto a sus dos hijas y a una familia que prácticamente la acogió como suya. Seguramente, Elena se trajo de allá, mucho más que el simple equipaje. Con el tiempo aprendería la lengua pemón y la música de su etnia, de la cual siente particular orgullo: “Soy de mar y de agua, del agua dulce de la Gran Sabana. Eso sí, soy 100% pemón de corazón”, cuenta la artista que este año celebra 30 años de vida en los escenarios venezolanos e internacionales con una voz portentosa, hermosamente cultivada, que ha cantando de todo, desde boleros hasta las baladas más representativas de América Latina, sin dejar de lado, las canciones de la etnia pemón y hasta de otras etnias venezolanas y del continente.

Elena Gil se graduó de Licenciada en Educación en Ciencias Sociales en la Universidad Católica Andrés Bello, carrera que ejerció durante 10 años, mientras cantaba en cuanto lugar le permitieran. Fue en 1990 cuando atendió la invitación para participar en el Festival Internacional del Bolero en Cuba. Fue una etapa crucial que le daría sentido a su carrera como artista. Dejó de laborar en educación e ingresó a la Gobernación del Estado Bolívar para trabajar en el sector cultural y allí adquiriría la experiencia necesaria para seguir impulsado el trabajo cultural desde instancias gubernamentales. Actualmente ejerce funciones en el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores en el área cultural, pero ha estado en la Asamblea Nacional: “Hoy estoy prestada a la Casa Amarilla, y desde allí sigo impulsando a nuestros artistas”.

La música indígena y la pasión por el canto

Su pasión por la música nació cuando era niña. Aprendió a tocar cuatro y guitarra y con ese acompañamiento encontró su propia voz. “Al principio me presentaba en los escenarios locales, incluso en el colegio y hasta en la Universidad”.

Al hacerse conocida, siempre respondió a la pregunta sobre el origen de esta pasión por cantar con eso de que no había músicos en su familia de origen pemón: “Con el tiempo me di cuenta de que sí los había y eran mis padres quienes cantaban en pemón, así que sí, gracias a mi madre Candelaria, por ejemplo, yo aprendí de ella y esa sonoridad se quedó en mí”. Elena Gil no cuenta con un disco de música pemón cantada exclusivamente por ella, pero si ha participado en las grabaciones del Ministerio Popular para La Cultura que incluyen canto a capela de temas indígenas”.

La música pemón se parece a más a un canto de arrullo: “el canto pemón en sí se basa en mensajes para cuidar a la naturaleza, para el compartir en familia, para orientarnos en la vida. Tienen que ver con el mensaje materno hacia los hijos de cómo comportarse en la vida y es como el canto infantil donde la mamá le dice al pequeño que se quede quieto porque va al conuco a buscar su alimento, que duerma tranquilo”.

El canto pemón también tiene raíz en la cosmología de la etnia que invita a todos los seres humanos a ser uno con el todo: “Imagínate, ellos dicen que somos como peces en un mundo de agua –que es la Tierra- y allí conviven todos, conectados con el Sol que da el alimento. Así somos los seres humanos, todos conviviendo en un solo espacio y debería ser en armonía y en paz. El Sol nos da la sabiduría. Y todo esto, tan extenso, se dice cantando como si fuera para un niño”. Y ese canto indígena forma una parte esencial en su repertorio, que nunca deja de lado en sus conciertos así sean en Venezuela, en Marruecos o en Dubai.

Image

Boleros, Baladas y mucho más

En 1980 incursiona formalmente en el canto. El bolero le daría sentido a su carrera con sendas presentaciones. “Y es que cuando lees y estudias la vida del compositor, entiendes el sentimiento profundo del bolero, y hasta del tango, que también me gusta mucho”, cuenta Elena Gil.

Además de bolero, la artista incorpora en su repertorio variado y multifacético, temas de compositores venezolanos como Rafael Salazar, Otilio Galindez, Luis Laguna, Simón Díaz y Manuel Yánez, por mencionar algunos. Siempre audaz y con una voz tan cultivada, enriquece su catálogo con canciones de Atahualpa Yupanqui, Violeta Parra, Tania Libertad, Pablo Milanés, Sara González, Agustín Lara, Mercedes Sosa, José Antonio Méndez, Joan Manuel Serrat y Noel Nicola, máximos representantes de la canción en América Latina. Incluso, incluye el poema Te Quiero de Mario Benedetti, porque en Uruguay tiene su público cautivo que siempre le aguarda con cariño y solidaridad. “Se puede decir que soy una trovadora, una venezolana que aprecia toda nuestra diversidad como continente y a través de la canción quiero que todos sean cómplices. No importa si es canto pemón o indígena, bolero, baladas, danzones, valses, tangos, merengues, danzas, pasajes, joropos, poemas, o un simple canto de arrullo. Cuando estás ante el público y sientes esa fantástica empatía, allí te das cuenta de que tienes que seguir haciendo esto, ¡cantar!”, revela Elena Gil.

En su haber artístico ha cantado junto a artistas venezolanos de gran trayectoria, entre los que se mencionan a Lilia Vera, Francisco Pacheco, Serenata Guayanesa, Cecilia Todd y Mirna Ríos. Elena Gil ha participado en varios festivales internacionales de bolero (Cuba), junto a artistas de la talla de Corina Peña, Elena Burke y Emilia Morales. De la misma manera, ha representado a Venezuela en distintos escenarios internacionales: Uruguay, Ecuador, Chile, Cuba, España, Hannover, Alemania, Dubai, Turquía y Marruecos, entre otros.

Actualmente se desempeña como vicepresidenta de la Asociación Casa Amarilla del MPPRE dedicándose a la difusión cultural de nuestro país en el exterior, y paralelamente  prepara su primera producción discográfica.

Inicios en clave sinfónica

En Julio de 1990 fue a La Habana, Cuba y se llevó la gran sorpresa de su vida como artista: “Yo no leo música. Había ensayado con Aquiles Báez aquí antes de irme y él me marcó las partituras y con esos papeles viajé y los entregué antes del ensayo, pensando más bien en una banda de pocos músicos, como siempre hago, y mi sorpresa fue mayúscula cuando entro al escenario y descubro que se trataba de un ensayo con una orquesta sinfónica entera. Fue una gran emoción y la vez una gran angustia. El director, Miguel Patterson, me hizo sentir cómoda y confiada. Imagínate, era el Festival Internacional del Bolero y asistíamos representantes de México y Venezuela, así que era un compromiso mayor. No sólo di un concierto, sino varios, acompañada por la Orquesta de la Radio y la Televisión de Cuba”, narra Elena Gil, muy emocionada.

Ese es un evento que siempre recordará y en sus 30 años de trayectoria, nunca olvida ese sentimiento de ser acompañada por una sinfónica en pleno: “Aunque confieso que yo siempre soñé con estar en un escenario junto a alguna de las orquestas sinfónicas de mi país.. ¿La verdad? Otra vez me volvieron a sorprender cuando me dicen que asista al ensayo de Fitven 2013 y voy para ver cómo se hacía el montaje y acompañar, pero imagínate que era la Orquesta Sinfónica de Venezuela la que me esperaba junto a Oscar D’León, nada más y nada menos. Pasé días asimilando ese concierto, incluso tiempo después lo busqué en youtube y sentada frente al computador hasta me di el lujo de aplaudir y me sentí tan orgullosa de mi trabajo como solista porque fue sencillamente magnífico. Estoy muy feliz de haber compartido escenario con músicos de primera. Este fue el ‘acontecimiento telúrico’ de mi 2013, estar junto a los nominados al Grammy Latino, la OSV y allí me dije a mi misma, ‘algo cósmico pasa aquí’”.

En estos 30 años cantando, Elena Gil dice que siempre ha sido bendecida por estar rodeada de músicos maravillosos: “Se aprende de cada uno de ellos, incluso a disciplinarte, a estudiar y a vocalizar. Yo tuve una gran maestra, Magdalena León, quien vivió muchos años aquí en el país y después se regresó a Argentina. Cada vez que viene aprovecho para renovarme con ella. Sería feliz si pudiera vocalizar todos los días. La técnica y el cuidado del instrumento vocal es muy importante y además, soy feliz también cuando canto con otras grandes venezolanas, siempre aprendiendo y compartiendo momentos felices”.

Image

Con sentimiento y poesía

Elena Gil suele cantar con todo su corazón: “Le hablo a la gente, al público cantando y es mi mayor satisfacción cuando veo que sí se entiende el mensaje, que les llega. Con la música y el canto puedo hacer trasladar a alguien hacia las dunas y las tunas del Estado Falcón, con el tema Sombra en Los Médanos. La música te recrea a Venezuela, la redescubres con el canto del ordeño de un Simón Díaz, o con el joropo llanero que te lleva hacia esas tierras maravillosas de Apure, o la Caracas Vieja con sus techos rojos con el tema de Billo Frómeta. No creo que haya un venezolano que no aprecie eso. Y a los nuevos compositores, los jóvenes, los insto a componer, no a descomponer. Confío en esta generación bonita que busca y valora a nuestro país a través de la música”.

Sobre la música indígena de nuestro país, nos habla de su riqueza: “Hay muchísima investigación en Venezuela sobre el tema. Desde hace 14 años se le ha dado más importancia y ahora se trata como si fuera una Caja de Pandora. Hasta existen grabaciones in situ disponibles para quien quiera acercarse a este patrimonio sonoro, en el Archivo de la Nación o en la Biblioteca Nacional, por ejemplo. Suelo cantar temas de todas las etnias de mi país para dejarle a la gente ese legado, que se vinculen con la simbología indígena tan en conexión con el Cosmos”.

“El día de la Resistencia Indígena, escuché a una kariña, a un chamán del Amazonas y un indígena peruano. Incluso le pedí a este último que me diera su canción para incluirla en mi repertorio, porque es un tema bellísimo, y me siento responsable por este legado magnífico para nosotros como país. Lo importante del canto indígena es que es muy rítmico, fácil de seguir y de aprender, es más como un canto infantil y sería una gran sueño que se enseñara en nuestras escuelas”.

Actualmente, Elena Gil trabaja en la grabación de un disco con su repertorio ya emblemático, con temas de toda América Latina, y está en la fase de pre-producción con la Orquesta Sinfónica de Venezuela. “Estoy muy orgullosa de la evolución del movimiento sinfónico en nuestro país, tenemos a la primera orquesta de Latinoamérica. La música académica debería estar al alcance de todos. Es un gran esfuerzo de todos los músicos por llevar nuestra música popular también con acordes sinfónicos. Y eso hay apoyarlo y difundirlo. Estamos en el primer nivel del movimiento sinfónico a nivel mundial y eso en parte se le debe a la abanderada, la Orquesta Sinfónica de Venezuela”.

PRÓXIMO LANZAMIENTO, NAVIDAD EN EL ALMA

Minientrada

Justo Morao, sobre NAVIDAD EN EL ALMA

ESTE ES EL MEJOR DISCO DE NAVIDAD QUE SE HAYA ESCUCHADO EN VENEZUELA

Del mismo equipo productor nominado al Grammy Latino, la Orquesta Sinfónica regresa al ruedo discográfico con una súper producción que podrá ser disfrutada muy pronto. Las voces de Cecilia Todd, Los Tucusitos, Ilan Chester, Francisco Pacheco y su Pueblo, Biella Da Costa, Raquel Castaños, Rincón-Morales y la Billo’s Caracas Boys, se unen en magníficos arreglos sinfónicos para dar vida al inolvidable repertorio navideño emblemático de nuestro país, gracias a la tecnología en este proyecto pionero por su concepto, técnicas de  grabación y edición. OSV Navidad en el Alma estará a la venta en nuestra sede ubicada en el Teatro Teresa Carreño, Sótano 1. Teléfono: 0212-5781266.

Image

Evelyn Navas Abdulkadir, Prensa OSV. A propósito del lanzamiento del nuevo disco navideño conversamos con Justo Morao, productor general de dos discos con nuestra institución, Latin American Classics y ahora OSV Navidad en el Alma. Morao destaca en varios campos profesionales como  abogado, politólogo, investigador y docente en la Maestría en Comunicación Política de la Universidad Simón Bolívar.  Morao es también  egresado del Berklee College of Music como productor musical para películas, con destacados trabajos en producciones como la orquestación musical para la película El rumor de las piedras, seleccionada para el Óscar en 2011. Así mismo hizo la orquestación de la música para la película La Ley de Pablo de la Barra.  Su notable experiencia y su disposición para trabajar en equipo llamaron la atención de la Orquesta Sinfónica de Venezuela, que le convocó como productor de un disco de carácter internacional para el sello holandés Brilliant Classics.

OSV: ¿Qué significa trabajar con la Orquesta Sinfónica de Venezuela como productor? En especial porque el disco Latin American Classics está nominado al Grammy.

JM: “Trabajar con la Orquesta Sinfónica de Venezuela es un gran reto y una gran responsabilidad, porque significa producir para los mejores músicos del país que integran la orquesta sinfónica más antigua de Latinoamérica. Es producir una sonoridad que se mantenga conservadora dentro de un CD y a la vez que pueda ser moderna y competitiva en el mundo de la discografía actual. Tanto con el repertorio como con su sonido característico sinfónico. Por supuesto, que esta producción haya sido nominada por la Academia Latina de las Artes y Ciencias de la Grabación (Latin Grammy) como una de las mejores producciones existentes, evidentemente me llena de orgullo y de satisfacción y, más aún, siendo que no existen tantos productores en el planeta dedicados a grabar música clásica o sinfónica. Yo estoy muy contento por la confianza que depositaron en mí, tanto la OSV y el maestro Theodore Kuchar, quien es uno de los mejores directores orquestales del mundo”.

OSV: ¿Cómo llegaste a trabajar con la OSV?

JM: “Mi primer contacto con la OSV fue en el año 2003 como arreglista sinfónico, cuando requerían arreglos populares de alta factura para algunos conciertos especiales. Así me introduje en su fuero. Posteriormente, comencé de asesor externo publicitario, es decir, comencé a trabajar más de cerca en los lemas y los conceptos para avivar la imagen que requería la orquesta para los nuevos tiempos. Aunque tengo una extensa carrera como autor, investigador y asesor publicitario, también tengo un título de productor de discos y música para cine de Berklee College of Music, pero lo de la producción musical para la OSV llegó por casualidad, en un momento de necesidad donde verdaderamente se requería que alguien supervisara a nivel profesional la grabación, la edición y el acabado final de Latin American Classics, que fue mi primer disco hecho para la OSV y es el que ha sido nominado para el Latin Grammy como Mejor Álbum Instrumental”.

OSV: Rondón y Morao, ¿son una dupla? ¿Qué significa el trabajo en equipo? ¿Cómo se acoplan y determinan la dirección a seguir con los discos de la OSV?

JM: “Rafael Rondón y yo somos grandes amigos. Lo admiro mucho como profesional, ya que es uno de los mejores ingenieros de sonido de Latinoamérica. Trabajar con él es muy cómodo, ya que tiene un humor estupendo y siempre sabe resolver los problemas técnicos rápidamente. Él tiene un conocimiento claro de todo lo que pasa por los micrófonos hacia la consola de grabación. Ambos bromeamos con lo de la ‘dupla’ ya que estamos nominados al Latin Grammy como Ingeniero y Productor, respectivamente, por el trabajo de Latin American Classics  que de hecho fue nuestro primer trabajo en conjunto. Ya nuestro segundo trabajo como ‘dupla’ es la producción OSV Navidad en el Alma, cuyo resultado es estupendo”.

Image

Rafael Rondón y Justo Morao

OSV: ¿Cómo surgió el concepto de Navidad en el Alma? ¿Qué innovación trae este disco a nivel de producción?

JM: “Ya la Junta Directiva tenía una idea de hacer un disco de Navidad antes de llamarme.  En esa reunión se completó la idea de producir un CD popular sinfónico basado en temas ya conocidos por el público, con los carretes analógicos originales  sobre nuevos arreglos sinfónicos para cada una de las canciones”.

OSV: ¿Qué recursos tecnológicos se emplearon para esta nueva producción?

JM: “Primeramente, lo más arduo fue conseguir cada uno de los carretes originales de cada canción que queríamos tener en el CD, es decir, antiguamente los formatos eran en cinta. Ya una vez que los tuvimos todos, hablando con cada artista y con las casas disqueras, nos dimos a la tarea de pasar cada ‘track’, instrumento o voz, a formato digital de alta resolución, para tenerlas almacenadas en los programas de última generación que se sincronizarían con la grabación de los nuevos arreglos de la OSV tocando en vivo. Es decir, se hizo un disco a la inversa, ya existían las canciones y las voces, los arreglos están basados en las piezas existentes para darles otro color sonoro. Los maestros arreglistas, los músicos y los técnicos tenían que adaptarse a lo que ya existía, al material musical previo. Teníamos un estudio portátil sincronizado con lo que se estaba grabando junto a la orquesta en la sala de conciertos. Se retocaron también voces o instrumentos que se escuchaban deterioradas por el efecto del tiempo en los formatos de cinta. Fue un trabajo de siete meses desde su planteamiento hasta el producto final. Este es el primer trabajo musical que se hace en Venezuela y quizás en Latinoamérica usando esta técnica de producción”.

OSV: ¿Qué significa la Navidad para ti? ¿Y qué esperas que el público encuentre en este disco?

JM: “La Navidad para mí significa tiempo para la introspección y el recordar, y la música es un vehículo muy efectivo que conecta de inmediato con las emociones que hemos vivido previamente. Por eso sugerí el título ‘Navidad en el Alma’, porque aunque son canciones ya muy conocidas por el público, cada uno de los oyentes se conectará con su mismo espacio íntimo, con sus experiencias individuales, cada quien podrá dar significado a su propia Navidad cuando escuche cada uno de los temas incluidos en esta maravillosa producción, la mejor que se haya escuchado en el país”.

Invitamos a la Ópera Barroca

 

Image

Este domingo 10 de noviembre a las 5 p.m. tienen una cita en el Teatro Nacional para un evento magnífico: Festival de Ópera Barroca, Memorias de Apariencia con la Compañía de Ópera de Cámara de la Camerata de Caracas junto a la Orquesta Sinfónica de Venezuela.

Image

DIRECTOR: MTRO. ALFONSO LÓPEZ

BAJO CONTINUO: CAMERATA RENACENTISTA DE CARACAS

CLAVECÍN: MTRA. ISABEL PALACIOS

SOLISTAS: MARIANA ORTÍZ, NATALIA DÍAZ, ALMA SALCEDO, LUIS JASPE, FERNANDO ESCALONA, LUIS MAGALLANES, ÁLVARO CARRILLO y MARTÍN CAMACHO.