Viernes 5 de diciembre a las 7 p.m.

+200 VOCES LE CANTAN A EL MESÍAS POR LA PAZ Y LA ESPERANZA

BANNER-MEDIUM-MESIAS def nvo

· La Fundación Schola Cantorum de Venezuela y la Orquesta Sinfónica de Venezuela, en coproducción con el Teatro Teresa Carreño, celebran el inicio de la Navidad con un montaje espectacular: El Mesías, de Georg Friedrich Händel con la orquestación de Wolfgang Amadeus Mozart.

· Esta puesta en escena de El Mesías se realiza en homenaje a los 40 años del Polifónico Rafael Suárez y a propósito de la celebración del XXIV Día Internacional del Canto Coral.

· Más de 200 voces, acompañadas por la OSV, bajo la dirección de María Guinand, se adueñarán de la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño el próximo viernes 5 de diciembre, unidos por la paz y la esperanza, como parte de la programación navideña. Las entradas están a la venta con un costo de Bs. 300 en patio y Bs. 150 en balcón.

· Esta gran producción cuenta con el patrocinio de Telefónica Movistar, Empresas Polar y Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

  • Toda la información en nuestras redes sociales: @ScholaCantorumV y @SinfonicadeVzla en Twitter y en Facebook: Schola Cantorum de Venezuela y Orquesta Sinfónica de Venezuela

Caracas. Especial. Prensa OSV/Fundación Schola Cantorum de Venezuela. Cerramos el año 2014 con broche de oro, celebrando la Navidad con una obra significativa para el público y para los músicos: El Mesías, de Georg Friedrich Händel con la orquestación de Wolfgang Amadeus Mozart. La Fundación Schola Cantorum de Venezuela y la Orquesta Sinfónica de Venezuela unen sus talentos de nuevo, por segundo año consecutivo, en coproducción con el Teatro Teresa Carreño,  y esta vez gracias al respaldo de Telefónica Movistar, Vivir Seguros, Empresas Polar y el Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

El viernes 5 de diciembre los venezolanos tienen una cita imperdible en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño a las 7 p.m. para disfrutar de más de  200 voces entonando El Mesías, la obra más emblemática y conocida del prolífico compositor alemán Georg Friedrich Händel. Este proyecto se enmarca dentro de las actividades de cierre anual del Centro Nacional de Música Coral y celebrándose  los 40 años del Polifónico Rafael Suárez y el XXIV Día Internacional del Canto Coral.

Luego de la extraordinaria experiencia del Oratorio de Navidad el año pasado, la Fundación Schola Cantorum de Venezuela y la Orquesta Sinfónica de Venezuela, Patrimonio Artístico y Cultural de la Nación, presentan bajo la dirección de la Profesora María Guinand, la versión de El Mesías con orquestación de Mozart, que tiene la particularidad de añadir instrumentos de viento que aportan mayor colorido orquestal y un sonido más sinfónico, llevando la obra de Händel a un nivel aún más solemne y espiritual. La obra narra, a través de textos bíblicos, la historia de El Mesías, es decir el anuncio y nacimiento de Jesús, su pasión, muerte y resurrección. En una sucesión de coros, arias y recitativos, la música transcurre con gran frescura y entusiasmo y sin duda, es una obra que forma parte del  patrimonio y gentilicio de la música coral universal.

En esta oportunidad,  la Fundación Schola Cantorum de Venezuela, con el espíritu de integración y solidaridad coral que siempre la ha animado y la caracteriza, ha convocado a diversas agrupaciones del Movimiento Coral Venezolano para realizar un concierto participativo, en una experiencia única que reunirá a jóvenes cantores y solistas bajo la dirección de la maestra María Guinand.

Maria 2

El Concierto estará dedicado a celebrar los 40 años de la agrupación coral ‘Polifónico Rafael Suárez’, la cual a lo largo de su historia ha sido un coro hermano de la Schola Cantorum de Venezuela. Estos dos coros conformarán el coro principal, y a ellos se unirán las voces de Schola Juvenil de Venezuela, Voces Oscuras de la Fundación Schola Cantorum, Cantoría Alberto Grau, Coral Angeluz Domini, Coral Fundación Empresas Polar, Coral Vivir Seguros y Coral Hugo Parra Plaza. Así mismo, miembros de Juventudes Culturales, Coral Facultad de Ingeniería UCV, Coral Dolça Catalunya, Coral Colegio Universitario Francisco de Miranda y Schola Juvenil de Chacao.

Se reunirán más de 200 voces para celebrar también en esta oportunidad el ‘Día Internacional del Canto Coral’, que se organiza en más de 60 países como parte de la gran red internacional de la Federación Internacional para la Música Coral y que lleva  como lema para la celebración de este año “Comparte tu pasión con el mundo”.

resized_P1210478

EL MESÍAS

Considerado como único dentro de la extraordinario colección de oratorios handelianos, El Mesías HWV 56, es muy conocido y apreciado por el público y por los músicos. El Mesías se arraiga en las antiguas pasiones y cantatas alemanas. Händel compuso la obra en Londres en 1741, en apenas tres semanas. Aunque tradicionalmente asociado con la Navidad, este oratorio trata del nacimiento de Jesús y en sí de toda su vida, narrando incluso su crucifixión y muerte. Unos meses después de ser compuesta, la obra se estrenó en Irlanda, durante un viaje de Händel, pero el gran estreno no llegó hasta 1742, en el New Music Hall de Dublín para un concierto benéfico.

El libretista Charles Jennens compuso el texto del oratorio, formado por fragmentos bíblicos. Jennens presentó la obra como si fuese una ópera, dividida en tres actos subdivididos en escenas. La primera parte tiene por tema el Adviento y la Navidad. Se anuncia la venida de Cristo, por lo que se encuentran algunos momentos de exaltación marcados por una gran intensidad expresiva. La segunda parte ilustra la Pasión, la Resurrección y la Ascensión finalizando con el famoso “Hallelujah”. Así pues, la segunda parte, que había empezado en el dolor y la tristeza de la Pasión, se llena de júbilo con el “Hallelujah” arropado por el coro, trompetas y timbales. En la tercera, se relata la victoria de Cristo ante la muerte, el Juicio final y la palabra “Amen”, que corona la obra.

25 de noviembre, sala José Félix Ribas

 LA OSV EN MI ESCUELA INICIA NUEVA ETAPA CON ESTUDIANTES DE BACHILLERATO

 LA ORQUESTA SINFÓNICA DE VENEZUELA, INICIA UNA NUEVA ETAPA DENTRO DE SU PROGRAMA SOCIOEDUCATIVO LA OSV EN MI ESCUELA, LA CUAL ESTARÁ DIRIGIDA A ESTUDIANTES DE BACHILLERATO DE LAS ESCUELAS PÚBLICAS DEL DISTRITO CAPITAL.

LAS VISITAS SE LLEVARÁN A CABO COMO DE COSTUMBRE CADA MARTES, EN LA SALA JOSÉ FÉLIX RIBAS DEL TEATRO TERESA CARREÑO.

EL PROGRAMA SOCIOEDUCATIVO LA OSV EN MI ESCUELA, SE LLEVA A CABO DESDE HACE 5 AÑOS GRACIAS AL APOYO DEL MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN, QUIEN APOYA A LA OSV DESDE 1941.

foto 1 martes _DSC0587 (1)

Caracas. Especial.  Samantha Cabrera, Prensa OSV. La Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV) -Patrimonio Artístico y Cultural de la Nación- inicia una nueva etapa dentro de su Programa Socioeducativo La OSV en mi Escuela, la cual estará dirigida a estudiantes de bachillerato de las escuelas públicas del Distrito Capital.

La Sinfónica de Venezuela, que este año arribó a sus 84 años de labor ininterrumpida, siempre ha estado involucrada en la educación de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país, razón por la cual nace este programa Socio Educativo denominado La OSV en mi Escuela, el cual busca beneficiar a miles de niños en edad escolar, formándolos con conciertos pedagógicos en el área social y musical.

Este próximo martes 25 de noviembre, a las 10:00 am., la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, será el escenario en el cual se inicie esta nueva etapa del programa La OSV en mi Escuela, en la cual los invitados para la ocasión serán estudiantes de 3ero, 4to y 5to año del Liceo Bolivariano de Formación Cultural Fermín Toro, quienes disfrutarán de un concierto denominado “Expediciones Pedagógicas”, en el cual conocerán cómo es la Orquesta Sinfónica de Venezuela por dentro, y hasta podrán dirigirla.

La OSV siempre comprometida con la formación sociocultural de cada uno de los estudiantes de nuestro país, y con el apoyo incondicional de Ministerio del Poder Popular para la Educación, ha adaptado tanto el repertorio como el guión de cada una de estas presentaciones, el cual contará con obras tales como: “Caballo viejo” del maestro Simón Díaz, “Llorarás” de Oscar D’ León,  “Botaste la bola” de Un Solo Pueblo, entre otros, manteniendo la esencia del concierto didáctico que se ha venido haciendo durante todo este tiempo.

BANNER-SMALL-OSV-EN-MI-ESCUELA-NOV-25 (1)

 LA OSV EN MI ESCUELA: EMOCIÓN POR LA VIDA A TRAVÉS DE LA MÚSICA

MARÍA GUINAND: EL MESÍAS QUE CONVOCA A LA PAZ

foto maria 2

El viernes 5 de diciembre, a las 7 p.m. en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, los venezolanos tienen una cita imperdible. Más de 200 voces le cantan a El Mesías por la paz y la esperanza, bajo la dirección de María Guinand, directora artística de la Fundación Schola Cantorum de Venezuela. Una vez más la Maestra Guinand dirigirá a la Orquesta Sinfónica de Venezuela. En este nuevo montaje de El Mesías de Georg Friedrich Händel con la orquestación de Wolfgang Amadeus Mozart, se unen ambas instituciones para celebrar los 40 años del Polifónico Rafael Suárez y el XXIV Día Internacional del Canto Coral.

el mesias preliminar redes

Evelyn Navas Abdulkadir. Prensa Orquesta Sinfónica de Venezuela. María Guinand, directora coral y orquestal, profesora universitaria, pedagoga y líder de proyectos corales nacionales e internacionales, actualmente es Directora Artística de la Fundación Schola Cantorum de Venezuela, del Movimiento Coral de Empresas Polar, del Programa Voces Latinas a Coros de la Corporación Andina de Fomento-Banco de Desarrollo, Asesora de la Federación Internacional para la Música Coral y del Proyecto ‘Clavé XXI’ del Palau de la Música de Barcelona y Profesora en la Maestría en Dirección Coral en la USB. Es recurrentemente invitada como Directora y Profesora a eventos y conciertos en todo el mundo, habiéndose especializado en Música Coral Latinoamericana de los siglos XX y XXI y en el repertorio Sinfónico Coral Universal.

Su más reciente proyecto con la Fundación Schola Cantorum de Venezuela y la Orquesta Sinfónica de Venezuela, en coproducción con el Teatro Teresa Carreño, será El Mesías de Händel, con la orquestación de Mozart. Tras varios meses de preparación y arduos ensayos, 200 voces estarán en el escenario de la Sala Ríos Reyna del Teresa Carreño, presentando una de las obras más queridas y reconocidas del célebre compositor alemán, dando así inicio a La Navidad.

resized_P1210478

OSV: ¿Qué nos puede comentar sobre el Mesías? Es una de las preferidas de Händel tanto para el público como para los músicos. ¿Cuál es el valor histórico de esta obra?

MG: “El Mesías es una obra emblemática del repertorio de Oratorios. Si bien Händel escribió un importante número de oratorios sobre diversos temas bíblicos, El Mesías, compuesto en 21 días, fue popularizado durante su vida. Él mismo dirigió, desde el órgano, muchas funciones a beneficio del Foundling Hospital, donde se preservaron los manuscritos originales de la obra. Es una obra en 3 partes. El libreto fue estructurado por Charles Jennens, basado en una compilación de textos del Antiguo y Nuevo Testamento. No es una obra narrativa, sino más bien una obra contemplativa y reflexiva sobre la Redención a través de la figura de  Cristo. Por ello está dividida en tres partes: la primera, donde los textos se refieren al Adviento y Nacimiento de El Mesías, la segunda, donde el tema central es la Pasión y Muerte y el anuncio de la Resurrección. Esta sección culmina con el famoso Aleluya.  La tercera parte es el triunfo de la vida sobre la muerte a través de la Resurrección”.

OSV: A nivel orquestal ¿Qué exigencias presentan los arreglos de Mozart? ¿En qué sentido enriquece Mozart a Händel en su orquestación?

MG: “A nivel orquestal, Händel utilizó inicialmente fuerzas muy pequeñas. Solamente cuerdas, 2 trompetas y timpani. Más tarde se añadieron a esta orquestación 2 oboes y 2 fagotes. Mozart, con todo su genio, hizo una orquestación completa de partes de la obra añadiendo flautas, clarinetes, cornos y trombones. Esta orquestación añade, sin duda, una bella y variada sonoridad a la obra. La tradición de las miles de interpretaciones de El Mesías ha sido muy diversa. Desde ensambles muy pequeños hasta grandes masas corales y orquestales”.

foto maria 3

OSV: A nivel de dirección, ¿Qué retos representa para Usted?

MG: “Como no es una obra narrativa, sino contemplativa, debe haber una gran fluidez y unidad entre los movimientos. La mayor dificultad es mantener el interés en la audiencia, a través del cambio de intención de cada movimiento de acuerdo al texto, utilizando diversos tempi y variadas articulaciones. A nivel coral y solístico, es una obra exigente que requiere de una buena preparación de los cantores”.

OSV: ¿Qué puede esperar el público de El Mesías con más de 200 voces del Movimiento Coral Venezolano?

MG: “Este Mesías es un concierto ‘participativo’, es decir, la Fundación Schola Cantorum, en su afán por mantener vivo el sentir solidario y entusiasta del Movimiento Coral Venezolano, ha invitado a diversas agrupaciones a unirse en este montaje para festejar los 40 años del emblemático Coro ‘Polifónico Rafael Suárez’ y celebrar el Día Internacional del Canto Coral. Por ello, nuestro montaje será una experiencia llena de emociones y mucha alegría. Quisimos hacer un ‘Mesías’ grande, pero tomando en consideración todas las experiencias musicales que se derivan de las investigaciones y aportes de los expertos en el barroco. También quiero destacar que para este ‘Mesías’ hemos decidido darle oportunidad a un variado grupo de jóvenes voces de la Schola Cantorum de Venezuela, para que interpreten las Arias y Recitativos, y hacer de esta experiencia una oportunidad de crecimiento para todo nuestro equipo”.

OSV: ¿Qué siente al dirigir de nuevo a La Sinfónica?

MG: “Me siento muy agradecida y entusiasmada por tener esta nueva oportunidad de estar frente a la Orquesta Sinfónica de Venezuela, decana de las Orquestas del país. Para nosotros es una extraordinaria relación institucional, que nos permite seguir presentando estas maravillosas obras del repertorio sinfónico coral universal, que son patrimonio de todos”.

OSV: ¿Qué mensaje quiere transmitirle a los seguidores de la OSV en redes sociales?

MG: “Quiero invitarlos a que nos acompañen en esta nueva aventura musical,  que apoyen la excelente labor de la OSV y también de la FSCV”.

BANNER-PRINCIPAL-MESIAS def

La Sinfónica en Navidad 2014

Estén atentos a nuestra programación navideña. Como cada año, desde 1930, acompañamos a la familia venezolana con lo mejor de la música decembrina, clásica y tradicional.
El Mesías, producción de la Schola Cantorum de Venezuela y Orquesta Sinfónica de Venezuela; El Cascanueces con El Ballet Teresa Careño: nuestra participación en la Feria Navideña del Teatro Teresa Carreño -donde podrán adquirir nuestra discografía- y los tradicionales conciertos en el Ministerio del Poder Popular para la Educación y Banco Central de Venezuela, así como en otras instituciones, forman parte de los anuncios que iremos haciendo.
Les invitamos a participar y a llenarse del espíritu festivo con la mejor música, ¡como solaz para el ama! OSV 84 años vibrando musicalmente con Venezuela.

TODA LA INFORMACIÓN DISPONIBLE EN:

TWITTER @SinfonicadeVzla

FACEBOOK: Orquesta Sinfónica de Venezuela

WEB: www,osv.org.ve

BLOG: http://www.sinfonicadevenezuela.com

BANNER-PRINCIPAL-MESIAS def

resized_P1210478

Orquesta Sinfónica de Venezuela y Fundación Schola Cantorum de Venezuela

el mesias preliminar redes

resized_P1200777

Orquesta Sinfónica de Venezuela en conciertos navideños

resized_P1200748

stand lleno

Orquesta Sinfónica de Venezuela presente en Feria Navideña del Teatro Teresa Carreño

cascanueces 1

Orquesta Sinfónica de Venezuela presente en El Cascanueces junto al Ballet Teresa Carreño

Director Invitado Concierto Gala Aniversario 84 años

 FELIPE IZCARAY: UN BASTIÓN DE APOYO PARA LA ORQUESTA SINFÓNICA DE VENEZUELA

Felipe_Izcaray large

Caroreño de fina estirpe, respondió desde su niñez al llamado de la música. Proviene de la tierra del prócer General de División Juan Jacinto Lara y del afamado guitarrista, Alirio Díaz. Felipe Izcaray, a sus 64 años, ha cumplido sus sueños como músico. Con una brillante trayectoria artística, nacional e internacional, atesora momentos únicos como haber dirigido a Alfredo Sadel en el Teresa Carreño en 1988 (sus últimos conciertos) y lo hizo al frente de la Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV). Aquí les contamos cómo nació su relación con La Decana, la cuna del movimiento orquestal venezolano. Hoy, Felipe Izcaray se reencuentra con una nueva generación de músicos OSV para dirigirles una vez más en un Concierto de Gala Aniversario, como tantas veces y con mucho éxito lo hizo en el pasado.

Especial. Evelyn Navas Abdulkadir. Prensa OSV. Para 1985 el caroreño Felipe Izcaray había dirigido a la mayoría de las orquestas profesionales y juveniles de nuestro país. Sólo una le había sido esquiva, una a la que conocía bien, pues desde su llegada a Caracas (a mediados de los años 60, para cumplir estudios de Sociología en la Universidad Central de Venezuela) asistió regularmente a los conciertos, y hasta los ensayos, de la primera orquesta sinfónica creada en nuestro país. Nacería un amor profundo por una institución de vanguardia y con una profunda tradición histórica. Con el tiempo, vencería su altivez y le conquistaría para llegar a convertirse en uno de los suyos, como director asociado.

A Felipe Izcaray siempre le fascinó la dirección orquestal y recuerda vívidamente como si fuese hoy ese primer encuentro con nuestra institución: “Cuando vivía en las residencias de la UCV, me iba todas las mañanas a ver los ensayos de la Sinfónica Venezuela. El 5 de Noviembre de 1967 –hace exactamente 47 años- asistí como público a mi primer concierto sinfónico en vivo, la OSV en el Aula Magna bajo la excelente batuta de Gonzalo Castellanos Yumar, quien se estrenaba ese año como titular. Aún guardo el programa de mano. Me atrajo a ese concierto el que se incluía El Aprendiz de Brujo de Dukas, junto a la Suite Water Music de Handel/Harty, la Petite Suite de Albert Roussell, y el Concierto No. 1 de Paganini con el violinista Maurice Hasson de solista. Lo que más me impresionó fue el virtuosismo deslumbrante de Maurice Hasson, y en especial, la habilidad del Maestro Castellanos para acompañar ese endemoniado concierto. Yo nunca había dirigido nada que no fuera un espejo, y salí abismado y con la conciencia de lo que me faltaba por recorrer para hacer algo así”.

Programa del 5 de Noviembre de 1967

Toda la experiencia adquirida por Felipe Izcaray con las orquestas Simón Bolívar, Municipal de Caracas, Filarmónica de Caracas, Solistas de Venezuela, Sinfónica de Maracaibo, Música Antigua, Orquesta de la Universidad de Carabobo y las Orquestas Juveniles de Lara, Aragua y Carabobo, le serviría para enfilar su batuta el 8 de junio de 1986 a las 11:15 a.m. en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño y guiar a la Orquesta Sinfónica de Venezuela, y a la solista soprano Vivian Fulop, en un concierto mágico con un repertorio compuesto por la Obertura Trágica de Brahms, Bachianas Brasileñas 5 de Villa-Lobos y la Sinfonía N° 2 de Rachmaninov. Un concierto de lujo y un inicio sólido de una relación que rendiría grandes frutos.

Felipe Izcaray, Guiomar Narvaez y la OSV en el concierto del 75 aniversario, 23 de Junio de 2005

Sin aviso, sin protesto

Para Felipe Izcaray, dirigir a la OSV era como ese sueño lejano, esquivo, como el mismo dice: “como la muchacha objeto de tu amor que no te mira, pero sigues allí, enamorado”. Fue a fines de 1985 cuando revisando un folleto que contenía la programación de la OSV para 1986, nota –en total estado de asombro- que estaba programado para dos conciertos esa temporada, el 8 de Junio y el 19 de Octubre, como director invitado: “Así como te lo cuento, sin aviso y sin protesto. Además, las obras del primer concierto eran estrenos para mí: Obertura Trágica de Brahms, Bachianas Brasileiras No. 5 de Villa-Lobos y 2ª Sinfonía de Rachmaninov. Mi reacción fue: ‘Pues bien, si esto era lo que querías, aquí está, ¡A trabajar!’. Me fui a la tienda Musical Magnus en Chacaíto y afortunadamente ahí estaba la partitura de la sinfonía, pagué mis Bs 50 y me puse a estudiar la obra. Cuando llegó la fecha de los ensayos, me notificaron que en vez de 5 habría 4 ensayos, porque la orquesta estaba tocando en un ballet y le correspondía descanso. Además, el concertino estaba de viaje y llegaría para los 2 últimos ensayos (hay un importante solo en el segundo movimiento de la sinfonía). Mi respuesta a eso fue: ‘No se preocupen, todo va a salir bien’. Y en efecto, salió muy bien. Tenía un ‘puñal’ de las obras, me las sabía al pelo, porque me daba cuenta de que era uno de los conciertos más importantes de mi carrera, por el sitial que tiene la OSV en mis vivencias. Al final del concierto, había una cola de profesores de la orquesta que me felicitaron efusivamente, incluyendo algunos que hasta ese momento habían objetado el que se me invitara a dirigir. ¿Qué recuerdo de ese día? El comentario de mi ahora gran amigo y admirado artista, Lido Guarnieri. Se me acercó y me dijo: ‘Solo tengo un comentario: ¡PRO-FE-SIO-NAL!’. Es el mejor elogio que me han hecho”.

Su relación con la Orquesta Sinfónica de Venezuela data de los años 50, cuando escuchaba las grabaciones en vivo que editó la Sociedad Amigos de la Música (SAM): “En esos discos pude escuchar obras venezolanas como Margariteña de Inocente Carreño, Suite Caraqueña de Gonzalo Castellanos, Suite Avileña de Evencio Castellanos, Concierto para Orquesta de Antonio Estévez, Estampas de Blanca Estrella, las fugas de Juan Bautista Plaza, la música de la colonia y el Concierto de Guitarra de Antonio Lauro,  entre muchas otras. Igualmente, escuchaba obras universales interpretadas por la OSV con directores y solistas nacionales. En 1966 salieron a la venta los discos de Caracas 400 años, una invalorable colección de música venezolana, en los que se incluían varias grabaciones de la OSV con diferentes directores de nuestro país”.

Toda esa riqueza musical se quedó en el corazón de Felipe Izcaray y su recurrente asistencia a los conciertos domingueros de la OSV en el Aula Magna de la UCV y el Teatro Municipal, representaron cátedra permanente de aprendizaje para los jóvenes aspirantes a músicos de la época. “En varias ocasiones canté como coralista con la OSV dirigida por Pedro Antonio Ríos Reyna, José Antonio Abreu y Gonzalo Castellanos. La emoción que sentí en esas oportunidades fue inmensa. Para mí ese sonido grandioso y embriagante de una gran orquesta sinfónica se me metía en mi organismo y me mantenía en un éxtasis, que aún no puedo describir objetivamente. Si alguien comprende y tiene presente el significado y la trascendencia de la OSV en el país cultural, aquí lo tiene”.

alfredo sadel e izcaray

Amor para siempre, la música como escudo

Felipe Izcaray ocupa un sitial especial en la historia de la Orquesta Sinfónica de Venezuela. Para las nuevas generaciones de músicos de OSV es importante conocer, ahondar y valorar su propia historia y a sus protagonistas. El 17 de junio de 1986, Felipe Izcaray volvió a dirigir a la OSV en la Sala Ríos Reyna, con los solistas del Trío Raúl Borges: Armando Cisneros, Lorenzo Camejo y Frankie Martínez, los guitarristas: Luis Zea, Rómulo Lazarde y Alirio Díaz y la pianista Judith Jaimes. Participaron los integrantes de Coral Venezuela y Madrigalistas Vicente Emilio Sojo. El repertorio dedicado enteramente a Antonio Lauro presentó las obras Bolera caraqueña, Serenata, Merengue venezolano, los valses La Negra y María Carolina, así como Vals criollo 2 y Vals criollo 3, también la Suite venezolana para piano, y 4 canciones corales: Crepuscular, Allá va un encobijadoEndecha y El arreo y finalmente, el Concierto para guitarra y orquesta.

Tan sólo un año más tarde, la Orquesta Sinfónica de Venezuela enfrentó una crisis institucional muy delicada, de la cual, no ahondaremos en este espacio. En ese período oscuro para el profesorado de la OSV, fue determinante la respuesta de sus directivos, directores, amigos y personajes del mundo cultural que respaldaron y lucharon por el respeto y la reivindicación de la OSV. Felipe Izcaray demostró, en ese entonces, su apoyo sin condiciones, para preservar el legado histórico que los músicos pioneros –agrupados por el maestro Vicente Emilio Sojo- nos dejaron al ser la primera orquesta sinfónica fundada en Venezuela y una de las más antiguas de América Latina, con una trayectoria ininterrumpida de 84 años.

Cuenta el propio Felipe Izcaray: “La orquesta se las vio negras. Tuvo que salir del Teatro Teresa Carreño, se le cerraron puertas, y daba conciertos en el Parque del Este. En ese momento, se me vino la historia encima. Sojo había defendido la autonomía de la orquesta toda su vida, ¿Por qué iba yo a hacer otra cosa? La orquesta daba conciertos dirigida por algunos de sus propios integrantes y profesores jubilados. Es en ese momento en el que nos resteamos Eduardo Marturet y yo con la OSV. Sin recibir honorarios comenzamos a dirigir la orquesta y se restituyó la programación. Me llevé la orquesta a ensayar en un aula de clase que era un mini galpón en la Escuela José Lorenzo Llamozas, de la cual era director. Ahí pasamos los años 1987 y parte del 88, ensayando y dando conciertos. El maestro Friedman nos ofreció su colegio para los conciertos y así pasamos una de las más grandiosas etapas de la OSV, haciendo música de altura sin recursos materiales, con programas de mano fotocopiados, sin cobrar sueldos (aún se nos debe 1987) y con la música como escudo. Fue en ese ínterin que un día se me acercó la Junta Directiva para comunicarme que, por elección popular entre los músicos, había sido designado como Director Asociado, lo cual acepté de manera entusiasta. Marturet fue nombrado titular, y más tarde se nos unió Rodolfo Saglimbeni como asistente y después, como Asociado también. Duré en ese cargo hasta agosto de 1991, cuando me fui a cursar el doctorado en Estados Unidos”.

Durante un tiempo, los aniversarios de OSV fueron celebrados bajo su batuta: como en 1987 en el Auditórium del Colegio Emil Friedman, en 1988 en el Aula Magna de la UCV, en 1990 en el Teatro Municipal de Valencia cuando se celebraron los 60 años de la OSV, en 1995 en la Sala Ríos Reyna del Teresa Carreño para el aniversario 65 y diez años más tarde, en el espectáculo Viva Venezuela en conmemoración a los 75 años de nuestra orquesta.

La Orquesta Sinfónica de Venezuela siente gran amistad y aprecio por quien estuvo en los tiempos difíciles, respaldando la labor de nuestros músicos y compartiendo también los tiempos felices, celebrando cada aniversario, con ánimo remozado.

Felipe Izcaray se reencuentra con una Orquesta Sinfónica de Venezuela totalmente renovada, que combina talento juvenil y veterano, y se pondrá al frente del maravillo escenario de la Ríos Reyna para presentarle al público un evento inolvidable: “Mis conciertos con la OSV son siempre una gran experiencia. Es una excelente orquesta y siempre tengo presente lo que esa institución ha significado para mi país y para mi persona. Cuando he dirigido conciertos aniversarios he sentido que de alguna forma participo en un momento histórico, que convoca a todos los sectores culturales del país, y recuerdo a esos fundadores estoicos, héroes, próceres civiles, que lo dieron todo por su país. Quizá muchos de los jóvenes profesores actuales de la OSV no comprendan la razón de mi cariño y mi compenetración con la orquesta. Ellos han tenido muchas más oportunidades que las que tuvimos nosotros, y muchas cosas las consideran naturales. Los que supimos de las penurias de los pioneros, y los que vivimos momentos dramáticos de subsistencia, no podemos sino querer a esta institución decana de las orquestas venezolanas. Estar involucrado en un concierto de este tipo es un privilegio”.

carlos izcaray

Tal es el vínculo del maestro Izcaray con la OSV, que hasta uno de sus hijos, el cellista Carlos Izcaray fue miembro de nuestra orquesta y nos dejó por seguir su carrera como director orquestal en otras latitudes, labor que cumple con merecido éxito: “Carlos se ha hecho su carrera a pulso, con paso firme. Hay algo que Carlos nunca ha olvidado, y lo repite constantemente, y es que fue la OSV la que primero lo invitó a tomar una batuta y dirigirla. Ese voto de confianza, esa primera puerta abierta hacia una nueva experiencia, nunca la va a olvidar”.

1 Felipe Izcaray -

Concertino, por partida doble, al frente de Izcaray

Alfonso López Chollet, Concertino de nuestra institución, guarda una relación muy especial con el maestro Felipe Izcaray, a quien conoce de sus tiempos en el Colegio Emil Friedman: “En 1988, Felipe fue nombrado director titular de Arcos Juveniles de Caracas, orquesta de la cual yo era Concertino. Por esos años, la OSV estaba saliendo de un problema institucional que la obligó a tocar una temporada de conciertos en el Auditorio Emil Friedman. Fue entonces cuando las dos orquestas se unieron para tocar la Guía Orquestal para Jóvenes de Benjamin Britten y la Suite Rakastava de Sibelius. Esa fue la primera vez que yo toqué como Concertino al lado de los músicos veteranos de la OSV. Tan solo tenía 17 años. Nunca me hubiera imaginado que mi futuro estaría ligado a esa maravillosa orquesta y en el mismísimo puesto de Concertino. Hoy tengo la dicha de ser dirigido por el maestro Izcaray quien me guió por primera vez, junto con los maestros de la Orquesta Sinfónica de Venezuela. Ese concierto lo recordaré siempre, porque además sentí lo que significaría estar bajo la presión de tocar un solo como Concertino, cosa que ya es rutina para mí, pero no menos importante”.

Foto Grupo OSV

Una invitación para apreciar

El domingo 16 de noviembre a las 5 p.m. el público caraqueño tiene una cita infaltable en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño. Las entradas están a la venta en la taquilla del teatro, por sólo Bs.100.

El director Felipe Izcaray nos explica: “Será un estupendo y excitante programa con dos obras trascendentales del Siglo XX, una en Venezuela, Concierto para Orquesta de Antonio Estévez y otra universal, el hermoso ballet en 4 cuadros Petrushka de Igor Stravinsky; y una hermosa página venezolana de un compositor que hizo historia, como lo es Pedro Elías Gutiérrez. Cabe un pequeño detalle, si se quiere anecdótico, y es que cuando el maestro Antonio Estévez se vino de Calabozo a Caracas, su primera actividad musical fue el ingresar como clarinetista a la Banda Marcial de Caracas que dirigía el maestro Gutiérrez, así que actuó muchas veces bajo su batuta. Antonio Estévez me dijo alguna vez que Geranio era la obra de Pedro Elías Gutiérrez que más le gustaba”.

Finalmente, para nuestros seguidores en redes sociales, el Maestro Izcaray les deja estas palabras: “Creo que quien haya leído esta entrevista se debe haber dado cuenta de mi afecto y compenetración con la OSV, así que ya deben haber deducido cual va a ser ese mensaje: Sigan apoyando con absoluta determinación a La Decana de la música orquestal en Venezuela”.

Felipe dirigiendoFelipe Izcaray es el ganador del concurso internacional llevado a cabo en el año 2000, para ostentar al cargo de Director Titular Fundador de la Orquesta Sinfónica de la Provincia de Salta en la República Argentina. Bajo su conducción la OSS fue galardonada con el premio de la Asociación de Críticos Musicales de Argentina como la mejor orquesta del país en el año 2004.

El Mtro. Izcaray ha realizado una intensa y fructífera actividad en el campo de la dirección orquestal a niveles nacional e internacional. Entre 1987 y 1991 fue Director Asociado de la Orquesta Sinfónica Venezuela, institución que lo designó Director Invitado Principal en Julio de 1991. Entre 1992 y 1995 se encargó de la Dirección Musical de la Orquesta Sinfónica de La Crosse, en Estados Unidos, y entre 1996 y 1997 se desempeñó como Director en Residencia y Profesor en las Cátedras de Dirección y Orquestación de la New World School of the Arts de Miami, Florida. En 1995 fue el director de la gira que realizó la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar a París, Francia, y en 1998 dirigió la gira a Portugal con la Orquesta Sinfónica Venezuela.

Además de su preparación académica formal, realizó durante varios años estudios privados continuos en dirección de orquesta y análisis con el reconocido Maestro venezolano Antonio Estévez, más un curso en Dirección Orquestal con el Maestro Franco Ferrara en la Academia Santa Cecilia de Roma en Italia.

El Dr. Felipe Izcaray posee tres títulos universitarios logrados con altos honores en la prestigiosa Universidad de Wisconsin-Madison en Estados Unidos, donde cursó un Doctorado en Dirección de Orquesta, Summa cum Laude (1996), un Master of Music en Dirección Coral (1974) y una Licenciatura, Summa cum Laude en Educación Musical (1973). Tiene además una experiencia de más de 30 años en ópera, ballet, zarzuela, obras contemporáneas y grandes obras sinfónicas, lo cual le convierten en uno de los directores mejor preparados y musicalmente uno de los más sólidos y versátiles de América Latina.

Al frente  de la Orquesta Sinfónica de Salta desarrolló una importante y reconocida actividad dentro y fuera de la provincia. Ha tenido el privilegio de dirigir en tres oportunidades a la célebre pianista Martha Argerich y a destacados artistas de la talla de Eduardo Falú, Manuel Rego, Gabriela Montero, Monique Duphil, Alberto Lysy, Johannes Moser, Teodora Miteva, Christine-Marie Höller, Alexis Cárdenas, Tanja Becker-Bender, Pablo Márquez, al charanguista Jaime Torres y al cuarteto vocal Opus Cuatro, entre otros. El concierto a casa llena en el Teatro Colón de Buenos Aires en el 2002 le abrió las puertas de esta famosa meca musical, recibiendo junto a la Orquesta Sinfónica de Salta la calificación de “Cinco Estrellas” por parte de la crítica especializada. Igualmente, su participación en la XI Semana Musical Llao Llao de Bariloche transmitida por Film & Arts durante un año generó excelentes comentarios.

A partir de 2010 se desempeña como Director Titular de la Orquesta Sinfónica del estado Nueva Esparta, con sede en la Isla Margarita y es además Director Honorario de la Orquesta Sinfónica de Salta en Argentina. Actualmente el maestro Felipe Izcaray es el Director Artístico del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles en Carora, Estado Lara.

Celebrando 100 años de Alma Llanera

Pedro Elías Gutiérrez: Venezuela inmortal en una canción

El músico Pedro Elías Gutiérrez compuso Alma Llanera con letra del escritor y periodista, Rafael Bolívar Coronado, y Venezuela -como país- obtuvo un segundo himno nacional, con el cual todos nos sentimos profundamente identificados. A 100 años del estreno de la pieza de teatro Alma Llanera: Zarzuela en un acto y tres cuadros, su canción central –un joropo- sigue vibrando, recordándonos lo mejor de nuestra tierra, gente y naturaleza.

La Orquesta Sinfónica de Venezuela celebra su Concierto de Gala Aniversario 84 Años, el próximo 16 de noviembre en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño a las 5 p.m., bajo la dirección del muy apreciado Felipe Izcaray. Será una ocasión muy especial para honrar a través de la memoria de un músico excepcional a todos los hombres y mujeres que durante 84 años han enriquecido con su notable labor a la primera orquesta sinfónica de nuestro país. Profesores que han dado todo de sí para sembrar nuestra patria de semillas musicales. La Pionera arribando a sus 84 años de existencia ininterrumpida celebra con su consecuente público. ¡Los esperamos en este gran concierto aniversario!

OSV EN CONCIERTO 1

Orquesta Sinfónica de Venezuela en concierto

Evelyn Navas Abdulkadir/Prensa OSV. Un joropo tan apreciado por todos los venezolanos. Valorado por los más talentosos artistas como el mexicano Pedro Infante; el Tenor Favorito de Venezuela, Alfredo Sadel; el tenor peruano Juan Diego Flórez, o el propio Maestro Simón Díaz, con todo su sentimiento y simpatía. Su letra y música revelan los verdaderos cimientos de Venezuela. Tocado infinidad veces por todas las agrupaciones musicales de nuestro país, es referencia mundial y es nuestro segundo himno nacional: Alma Llanera.

A 100 años del nacimiento de este joropo, ahondamos en la vida de un músico insigne: Pedro Elías Gutiérrez Hart, excelso compositor venezolano, destacado contrabajista y gran director orquestal, cuyo legado de vida trasciende fronteras. Su infinidad de composiciones y su tesonera labor al frente de la Banda Marcial de Caracas por 43 años consecutivos, le merecen ser reconocido como uno de los músicos precursores del actual movimiento musical en nuestro país.

pedro elias 2Pedro Elías Gutiérrez Hart nació en La Guaira el 14 de marzo de 1870. Sus padres: General Jacinto Gutiérrez y Ana Sofía Hart. A pesar de la oposición paterna se dedica a los estudios musicales, pues demostró talento desde su tierna infancia. Estudia en la Escuela de Música de la Academia de Bellas Artes. Mientras perfecciona la técnica de su instrumento predilecto, el contrabajo, cumple estudios de armonía y solfeo. El propio José Antonio Calcaño llegó a decir que era un virtuoso del contrabajo, el mejor de Venezuela.

En 1901 ingresa a la Banda Marcial de Caracas como contrabajista y en 1903 fue nombrado Sub-director y 7 años más tarde Director, cargo que ostentó por 43 años consecutivos. A la par, fue designado Inspector de Bandas Nacionales, cargo que ocupó hasta 1949, cuando es jubilado. Cabe aclarar que en aquel entonces no había orquestas sinfónicas en nuestro país. La primera se crea en la década de 1920 bajo la égida del maestro Vicente Martucci, La Unión Filarmónica de Caracas, y luego, en 1930, la Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV). Así que las bandas marciales eran las instituciones musicales que deleitaban con sus notables músicos al pueblo venezolano.

Bajo la batuta del Maestro Gutiérrez, la Banda Marcial de Caracas, adquiere una sonoridad increíble y sobresale por su extraordinaria calidad interpretativa. El propio Maestro Gutiérrez se dedicó a transcribir partituras de compositores internacionales. Eso enriqueció el inmenso repertorio de la Banda Marcial de Caracas, que con sus famosas retretas, complacía al público de la Plaza Bolívar capitalina cada domingo.

images

Como compositor sobresalió desde muy joven, pues su Ave María recibió el Premio Laurel de Oro. Con tan sólo 16 años sorprendió a la sociedad caraqueña con su Marcha Triunfal, incluida en los repertorios de las bandas e iglesias de la época. A los 29 años estrena su Sinfonía en el Teatro Municipal de Caracas con rotundo éxito. El gobierno nacional, en la cabeza de su presidente Juan Pablo Rojas Paúl, le ofrece una beca para estudiar en el extranjero, pero declina, para cuidar a su madre, quien ya era viuda. Tal conducta ejemplar le vale entonces el Busto de El Libertador y la Medalla de Instrucción Pública, condecoraciones rara vez dadas a alguien tan joven.

Era un músico extraordinario, reconocido por todos, empresarios y gente destacada de la cultura de aquel momento, llegaron a considerar fundamental la labor de la Banda Marcial de Caracas bajo la dirección del Maestro Gutiérrez, apreciada como una de las mejores del mundo, por su color, ritmo, afinación perfecta y muy variado repertorio. Fue tal su influencia, que llegó a definir la cultural musical de la Venezuela de aquel entonces. Ir a las retretas domingueras en la Plaza Bolívar era el evento sociocultural más importante de Caracas, donde se encontraban políticos, escritores, músicos, familias de alta sociedad y ciudadanos comunes, hasta los campesinos de las haciendas de caña y café –aún existentes en ese tiempo- y en amena tertulia compartían con la música de la mejor banda marcial. Era sinónimo de unidad y tolerancia cívica.

El repertorio variaba muchísimo con temas para toda ocasión, pero lo que no podía faltar en Año Nuevo era la interpretación del cornetín Rafael Denti del Ritocco di mezza notte, seguido por el Himno Nacional y luego las campanadas de la Catedral de Caracas. Pedro Elías Gutiérrez fue el personaje público más conocido y querido de la capital.

Como compositor de zarzuelas, género que le encantaba, el Maestro Gutiérrez nos lega Un gallero como pocos, Percances de Macuto, El Inglés de la Guayana y A nosotros no nos prueba nadie, sobre libretos escritos por Carlos Ruiz Chapellín. También compuso Alma de Raza y La Mamerta.

Más allá de Alma Llanera, el Maestro Pedro Elías Gutiérrez, compone también obras de carácter religioso como Misa de Réquiem, hermosa pieza de profundo sentimiento y riqueza armónica, escrita tras la muerte de su amada madre. Le siguen Misa de Lourdes y Misa a Nuestra Señora de Las Mercedes. Entre sus composiciones orquestales sobresalen por su factura instrumental, el minué San Pedro Alejandrino y la Suite Fantasía Oriental. Compuso himnos de todo tipo, himnos para Bolívar, Sucre, a las Madres y a Andrés Bello. Se le recuerda por ser el autor del Himno de los Boys Scouts de Venezuela. Es el compositor de Fantasía sobre los himnos nacionales de los países bolivarianos.

Prolífico e incansable, se dedicó también al género de las marchas: Cadetes Venezolanos, Desfile Militar, Ayacucho, Lamas, Edison, entre otras.  La fama y la popularidad le vienen con su música bailable, los valses de extraordinaria belleza y rica veta melódica, como Geranio, con su fina concepción y lograda armonía. Laura –dedicado a su esposa-, Mirto, Julián, Luna de Miel, Vico, Celajes y Emilia, sonaban en todas partes.

Sus pasodobles más conocidos son Gualda y Rojo, Amador, Marisela, Nuevo Circo y Tito. Entre sus tangos podemos mencionar: Ondas del Chama, Laura y Antonieta. Para los carnavales compuso los foxtrots Los Apaches y Tontón. Para la música de salón escribió las gavotas Tardes de Tacarigua, Amor de Primavera y Rimas avileñas. Entre sus joropos destacan La Negrita, Oiga Compae, Roberto, La tabacalera, Malicia llanera, El lanudo y Los trabajadores. Compuso además otros temas bailables como Lazo de Amor, América y Lazo Azul.

Hay dos piezas muy destacables, Misa Panamericana, estrenada en la Catedral de San Patricio en Nueva York, Estados Unidos y Fantasía, dedicada a la Batalla de Carabobo. La Gavota Gutiérrez se la dedicó a la bailarina Ana Pavlova, quien se encariñó profundamente con la familia Gutiérrez cuando estuvo en nuestro país en 1917.

Pedro Elías Gutiérrez era un hombre familiar y padre ejemplar. Solía vivir en una casona de encantadora factura colonial, con un gran solar que daba hacia la Quebrada de Catuche, cuyas aguas eran muy cristalinas. Situada entre las esquinas de Pelota y Punceres, fue allí donde el maestro compuso prácticamente su obra y en donde ensayaban los músicos de la Banda Marcial de Caracas, bajo los árboles, arrullados por aquellas dulces aguas que bajaban del Ávila.

Venezuela le reconoció en vida al insigne Maestro Gutiérrez por tan noble labor en pro de nuestra música. Además recibió Las Palmas Académicas de Francia y la Orden Isabel La Católica, en Grado de Caballero, de España. Ganó premios como el de la Exposición Internacional de Lieja en 1924 y en 1935 el primer premio en el Concurso para el Himno de la Radiodifusión.

El Maestro Pedro Elías Gutiérrez falleció en Macuto el 31 de mayo de 1954 a los 84 años de edad, causando un profundo pesar en todos los rincones del país, que despidieron al compositor de Alma Llanera. Su música, eterna, sigue siendo parte de los repertorios de las grandes instituciones musicales de nuestro país. Un hombre inigualable que deja un legado importantísimo para los músicos de hoy, un hombre recto en su conducta, que invita a seguir esos pasos para construir país desde la perseverancia, las buenas costumbres y la dedicación con alma, propósito y corazón.

images (1)

Venezuela, tierra, alma y canción

Alma Llanera: Zarzuela en un acto y tres cuadros, con música de Pedro Elías Gutiérrez y texto del villacurano Rafael Bolívar Coronado, se estrenó el 19 de septiembre de 1914 en el entrañable Teatro Caracas, ubicado en las esquinas de Veroes e Ibarra. Los músicos de la Compañía Española de Matilde Rueda y la Compañía de Opereta de Manolo Puertolas, interpretaron la obra. El Maestro Gutiérrez ya había estrenado otras de su autoría como La Negrita, Carabobo y Amelia, muy celebradas por el público.

Desde ese primer estreno, Alma Llanera, sacudió al público, les conquistó inmediatamente y el Maestro Gutiérrez disfrutó del gran reconocimiento no sólo de los locales, sino de toda una nación. El texto de Bolívar Coronado estaba salpicado de graciosos chistes, que exaltan mucho de nuestro carácter como venezolanos. El público muerto de risa, sorprendido cuando suena el joropo, queda embelesado por aquella rítmica canción, esperando hasta la última nota para levantarse felices a aplaudir con estruendosos y prolongados aplausos.

Rafael Bolívar Coronado recibió, de parte del gobierno de la época, una beca para seguir cursando estudios en España. Alma Llanera penetró en el corazón de los venezolanos por reflejar, en letra y música, un sentimiento de respeto, arraigo y unidad patria, llegando a considerarse un segundo himno nacional.

En sus primeros años de exhibición Alma Llanera: Zarzuela en un acto y tres cuadros  fue presentada en varios países del mundo. Sin embargo, el Maestro Pedro Elías Gutiérrez –con la venia del autor- había logrado la independencia de la pieza y la presentó –bajo su dirección- con la Banda Marcial de Caracas –la institución musical más antigua de nuestro país, con 150 años de existencia- el 31 de diciembre de 1914 en la Plaza Bolívar de Caracas. Hizo historia. Rápidamente, su partitura vuela por toda Venezuela, y tanto en salones de casas pudientes, como plazas de pueblo, y en cuanto lugar se pudo, esa canción se convirtió en identidad nacional. Con cuatro y maracas era ejecutada por los peones en las haciendas, por ejemplo.

joropo2

Un poco más tarde, el Maestro Gutiérrez negocia con la firma Peer Internacional Corporation, el 1° de Abril de 1942, percibiendo beneficios por derechos de autor. Alma Llanera se internacionalizó y fue incluida en producciones de Hollywood. Desde entonces, los mejores cantantes populares y líricos del mundo, así como grandes orquestas sinfónicas de Venezuela y de otros países, suelen incluirla en sus repertorios.

En 1924 fallece Bolívar Coronado y pocos años después deja de ser presentada como una obra teatral completa. Con los arreglos del Maestro Rafael Guinand ve la luz pública por última vez en el Teatro Olimpia de Caracas en 1930.

250px-Alma_llanera

Yoooo, yo nací en esta ribera del Arauca vibrador
soy hermano de la espuma,
de las garzas, de las rosas,
soy hermano de la espuma,
de las garzas, de las rosas,
y del sol, y del sol.

Meeee, arrulló la viva diana de la brisa en el palmar,
y por eso tengo el alma,
como el alma primorosa,
y por eso tengo el alma,
como el alma primorosa,
del cristal, del cristal.

Amo, lloro, canto, sueño
con claveles de pasión,
con claveles de pasión,
Amo, lloro, canto, sueño
para ornar las rubias crines
del potro de mi amador.

Yo nací en esta ribera
del Arauca vibrador
Soy hermano de la espuma
de las garzas, de las rosas,
y del sol…

Letra: Rafael Bolívar Coronado. Música: Pedro Elías Gutiérrez.

Investigación basada en el libro de Daniel Bendahán, Siete Músicos Venezolanos. Cuadernos Lagoven. Impreso en enero de 1990.